El centenario de la famosa Conferencia Misionera Mundial de Edimburgo 1910 dio lugar a casi un centenar de conferencias y proyectos de estudio en todos los continentes.[1] Poco más de una década después, es hora de preguntarnos qué hemos aprendido de las reflexiones en y alrededor de 2010 y cómo pueden informar la misión hoy. Primero, haré una mirada retrospectiva a tres eventos significativos del centenario. Segundo, consideraré la notable serie de libros que surgió de Edimburgo 2010. Y, tercero, sugeriré cómo estos recursos informan y apoyan la misión en el mundo herido de la década de 2020.

Es hora de preguntarnos qué hemos aprendido de las reflexiones en y alrededor de 2010 y cómo pueden informar la misión hoy.

Recordar de otra manera: “Tres hijos de Ghana”

En 1978, Ralph Winter, ex profesor del Seminario Fuller de Pasadena, California, y que por entonces dirigía el Centro de Misiones Mundiales de Estados Unidos en las cercanías, miró atrás veinte años a lo que llamó un “matrimonio”. Se refería a la decisión tomada en Acra, Ghana, por el Consejo Misionero Internacional (IMC), el comité de continuación de Edimburgo 1910, de fusionarse con el Consejo Mundial de Iglesias (WCC), un organismo que también traza su origen a la Conferencia Misionera Mundial. Se pretendía que la integración del IMC y el WCC trajera consigo una unidad estructural en la misión entre las agencias de Occidente y las iglesias de los países anteriormente colonizados, o el Tercer Mundo. Pero Winter argumentó que, en realidad, este “matrimonio” había dado lugar a tres “hijos” misioneros diferentes.[2] El primer hijo fue la Comisión de Misión Mundial y Evangelización (CWME) dentro del Consejo Mundial de Iglesias. El segundo, fue el Movimiento de Lausana[3], que para entonces había celebrado su histórico primer congreso en Lausana, Suiza. El tercer “hijo de Ghana” estaba previsto en el “llamamiento” que Winter y otros misiólogos estadounidenses habían redactado para una conferencia de misioneros comprometidos con las “misiones transculturales”.[4]


Edinburgh 1910

Cuando miro atrás al año 2010, me doy cuenta de que la predicción de Winter se ha cumplido en gran medida. Con motivo del centenario de la Conferencia Misionera Mundial, los “tres hijos de Ghana” de Winter celebraron sendos actos a gran escala.

  • Edimburgo 2010 fue patrocinado por el WCC. Por lo tanto, fue el heredero institucional de Edimburgo 1910. En particular, captó la visión articulada por John Mott en su discurso de clausura de Edimburgo 1910 de “un Cristo más grande”, refiriéndose al crecimiento mundial de la iglesia, uniendo a todos los que se llaman a sí mismos cristianos, similar a lo que ahora se denomina “cristianismo mundial”.[5]
  • Ciudad del Cabo 2010,[6] el Tercer Congreso de Lausana para la Evangelización Mundial, organizado por el Movimiento de Lausana, se basó en la atención prestada en Edimburgo 1910 a la evangelización mundial, interpretada en el Primer Congreso de Lausana como “toda la iglesia llevando todo el evangelio a todo el mundo”. Profundizó y amplió su comprensión de la misión al situar a la Gran Comisión dentro del Gran Mandamiento.[7]
  • Tokio 2010 fue concebido por Winter[8] y enfatizó que Edimburgo 1910 era un encuentro de misioneros transculturales, muchos de los cuales tenían la visión de llegar a los rincones no alcanzados del mundo. Destacó la diversidad de miembros y la multidireccionalidad del movimiento misionero contemporáneo.[9]

A pesar de estar comprometido con una expresión particular del centenario, Winter no veía esta diversidad de redes misioneras mundiales como un problema, sino como una expresión de “un matrimonio fructífero”.[10] Estoy de acuerdo, en el sentido de que estos eventos, al tener un mismo origen, fueron fieles a la memoria de Edimburgo 1910, pero cada uno de una manera diferente. Dado que mostraron un deseo común de compartir la buena noticia de Jesucristo, es útil que los tres hijos aprendan unos de otros y colaboren.[11]


Tokyo 2010

En conjunto, ofrece una amplia muestra representativa del pensamiento misionero de principios del siglo XXI.

Regnum Edinburgh Centenary Series: recurso para misiólogos

El proyecto Edimburgo 2010 comenzó en 2005 como un proyecto de estudio y una conferencia.[12] Fue iniciado por el Consejo Mundial de Iglesias pero, con el fin de reunir a la mayor cantidad posible de iglesias, ese organismo no se erigió como su dueño.[13] El «Llamamiento conjunto» de Edimburgo 2010 fue afirmado en el culto por representantes de iglesias católicas, evangélicas, ortodoxas, pentecostales, protestantes e independientes.[14] El “Llamamiento” expresó el espíritu abierto y receptivo del proyecto y constituyó la base de la extensa serie de libros que surgió de él, Regnum Edinburgh Centenary Series (RECS).[15] Inspirada en los nueve volúmenes publicados por Edimburgo 1910, un arquitecto clave de la serie fue el difunto Knud Jørgensen. Supervisó el proyecto de investigación de Edimburgo 2010 y fue al mismo tiempo uno de los miembros del equipo de líderes de Ciudad del Cabo 2010. Colaboró con Wonsuk Ma, por entonces director de Oxford Centre for Mission Studies, y su brazo editorial, Regnum Books International.[16] Yo me incorporé al equipo de editores como personal del proyecto Edimburgo 2010, y Tony Gray fue el editor de producción de Regnum.


Edinburgh 2010 Witnessing to Christ Today (Regnum Edinburgh Centenary Series, 2)

La serie, que se publicó entre 2009 y 2016, comprende 35 volúmenes más un Compendio de dos volúmenes en 2018. Cada volumen pretende representar diversas perspectivas que no están necesariamente conciliadas. En conjunto, ofrece una amplia muestra representativa del pensamiento misionero de principios del siglo XXI. Muchos de los volúmenes de la serie surgieron directamente del propio proyecto de Edimburgo. Por ejemplo, el volumen 2, Testificando a Cristo hoy, es el libro que llevaron todos los delegados a la conferencia de Edimburgo en 2010. Comprende los informes de los nueve grupos de estudio que estuvieron trabajando durante varios años en todos los continentes y divisiones eclesiales sobre temas actuales de la misión: los cimientos para la misión, la misión cristiana entre otras creencias, la misión y el posmodernismo, la misión y el poder, las formas de compromiso misionero, la educación y formación teológicas, las comunidades cristianas en contextos contemporáneos; la misión y la unidad – la eclesiología y la misión, y la espiritualidad de la misión y el discipulado auténtico. El volumen de la conferencia de Centenary Series fija el tono para el resto en su objetivo de “renovar la espiritualidad de la misión, estimular una mayor reflexión y alentar la acción común de las iglesias en este momento único de la historia”.[17]

 

Estos informes constituyeron la base de la discusión en la conferencia misma y del “Llamamiento conjunto”. Los nueve grupos produjeron posteriormente libros para la serie y también se incluyen los trabajos de otros grupos que analizaron estos temas. Por ejemplo, hay dos volúmenes sobre “misión entre otras creencias”.[18] La serie también incluye libros sobre la misión desde la perspectiva de diferentes regiones del mundo: América Latina, Corea, el noreste de India y Europa central y oriental, junto con trabajos sobre diferentes teologías confesionales de la misión, incluida la católica, la ortodoxa, la anglicana y la pentecostal. Otros colectivos aportaron volúmenes sobre diferentes tipos de misión: misión integral, glocal, de la diáspora y del aprendizaje; sobre la misión y la Biblia, el niño, la unidad, la formación y la libertad religiosa; y sobre la misión como reconciliación, desde los márgenes, como servicio y como cuidado de la creación.

Los tres «hijos de Ghana» están representados por libros de la serie: Misiología ecuménica (volumen 35), El Movimiento de Lausana (volumen 22) y Misión evangélica y de frontera (volumen 9), respectivamente.[19] En conjunto, la serie constituye un recurso inigualable para comprendernos a nosotros mismos y a los demás en la misión y el cristianismo mundial de hoy.

La misión en un mundo herido: 2020 y más allá

El mundo en 2021 parece un lugar más oscuro que hace una década. Aunque hubo fuertes críticas a los modelos coloniales de misión, el ambiente en Edimburgo 2010 fue de celebración. En contraste con la mentalidad de cristiandad que situaba al cristianismo solo en Occidente, la conferencia agradeció al cristianismo mundial por la presencia de iglesias que dan testimonio de Cristo en todo el mundo y cristianos en misión desde múltiples centros. En consonancia con esta visión, el “Llamamiento conjunto” expresa el fuerte sentido de interconexión mundial a través del Espíritu Santo, que conduce a la “reciprocidad, asociación, colaboración y trabajo en red” (párrafo 8). Su enfoque del mundo es esperanzador, caracterizado por una “confianza audaz”, al tiempo que tiene en cuenta acercarse a los demás con sensibilidad a través del “diálogo auténtico, el compromiso respetuoso y el testimonio humilde” (párrafo 2).

Aunque hubo fuertes críticas a los modelos coloniales de misión, el ambiente en Edimburgo 2010 fue de celebración.

Edimburgo 1910 tuvo lugar en un mundo globalizado por el Imperio Británico, y estas condiciones permitieron que misioneros y líderes de iglesias de todo el mundo se reunieran en persona para la conferencia. Es saludable recordar que, solo cuatro años después, gran parte del mundo se vio desgarrado por la Primera Guerra Mundial. Después de eso, fue asolado por una pandemia, separado por el proteccionismo que precipitó la Gran Depresión y antagonizado por el creciente nacionalismo que dio lugar a una guerra aún más mundial, antes de asentarse en el enfrentamiento ideológico conocido como la Guerra Fría.[20]

La era de la globalización que sucedió a la Guerra Fría facilitó el encuentro en 2010 de cristianos de Oriente y Occidente, del Norte y del Sur en Edimburgo, Ciudad del Cabo y Tokio. Sin embargo, en los últimos años hay indicios de que esta era de conexión mundial se está desmoronando. En su lugar, crecen el nacionalismo, el proteccionismo comercial y las restricciones a la movilidad humana. Estas tendencias se han visto exacerbadas aún más por la pandemia del COVID-19. La pandemia ha dejado al descubierto la condición herida de nuestro mundo; no solo su naturaleza enferma y la magnitud del sufrimiento y el egoísmo humanos, sino también las profundas desigualdades en riqueza, acceso a la atención médica y calidad del medio ambiente. La mayoría de estas desigualdades son estructurales, ya que están estrechamente relacionadas con la raza, la etnia y la ubicación. La situación actual pide a gritos que el mundo se una para abordar estos problemas comunes, pero en muchos aspectos parece que nos estamos distanciando cada vez más. Aun los nuevos medios de comunicación y tecnologías que han intensificado la globalización y han permitido que la comunicación continúe a pesar de la pandemia son susceptibles al nacionalismo tecnológico y a la manipulación por parte de líderes poderosos.


Cape Town 2010

El año 2010 fue un momento precioso para que los cristianos del mundo se reunieran y discernieran la misión de Dios para participar juntos en ella. Los recursos de esos encuentros señalan un camino a seguir. El Compromiso de Ciudad del Cabo describe el modo en que “el plan de Dios para la integración de toda la creación en Cristo está ejemplificado por la reconciliación étnica de la nueva humanidad de Dios” (CCC II-B-1). Mientras los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales transnacionales hacen esfuerzos por mantener unido al mundo, cuánto más importante es que colaboren cristianos de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas (Ap 7:9).[21]

La buena noticia de Jesucristo abarca este mundo y el siguiente, cuerpo y alma, cerca y lejos. En Cristo, existe el potencial de superar las divisiones, sean creadas por nosotros o impuestas a nosotros. La reconciliación no es automática. Es un proceso que implica construir relaciones, tratar heridas e injusticias y estructurar un camino para avanzar juntos.[22] El «Llamado conjunto” de Edimburgo 2010 concluye diciendo: “Mientras esperamos la venida de Cristo en gloria y juicio, experimentamos su presencia con nosotros en el Espíritu Santo e invitamos a todos a unirse a nosotros mientras participamos en la misión transformadora y reconciliadora de amor de Dios para toda la creación».

Notas de fin

  1. I documented these on the Edinburgh 2010 website, www.edinburgh2010.org, while I was the research coordinator for the project.
  2. Ralph D. Winter, ‘Ghana: Preparation for Marriage’, International Review of Mission 67, no. 267 (July 1978): 338-53.
  3. Then the Lausanne Committee for World Evangelization.
  4. Winter, ‘Ghana’, 351-53.
  5. John R. Mott, ‘Closing Address’, in World Missionary Conference, 1910, Vol. 9: The History and Records of the Conference (Edinburgh: Oliphant, Anderson, & Ferrier, 1910), 348.
  6. Editor’s note: See article by Doug Birdsall entitled, ‘A Personal Reflection on Cape Town 2010’ in November 2015 issue of Lausanne Global Analysis, https://lausanne.org/content/lga/2015-11/a-personal-reflection.
  7. El Compromiso de Ciudad del Cabo, Preámbulo. https://lausanne.org/es/contenido/compromiso#p2-2
  8. Winter died in 2009.
  9. Tokyo 2010 Declaration, https://www.ggcn.org/tokyo-declaration/.
  10. Winter, ‘Ghana’, 353.
  11. I was privileged to attend all three conferences.
  12. For the background, see Daryl Balia and Kirsteen Kim, ‘Introduction: Experimenting with a Multi-Regional, Cross-Denominational, Poly-Centric Study Process’, in Daryl Balia and Kirsteen Kim, eds., Edinburgh 2010: Witnessing to Christ Today, RECS 2 (Oxford: Regnum, 2010), 1-9.
  13. Other key partners were the Church of Scotland and the University of Edinburgh.
  14. Edinburgh 2010, Common Call, http://edinburgh2010.org/fileadmin/Edinburgh_2010_Common_Call_with_explanation.pdf.
  15. For purchases of books and ebooks go to https://www.regnumbooks.net/collections/edinburgh-centenary. To get free PDF downloads for personal use, visit https://www.ocms.ac.uk/regnum-centenary-free-downloads/.
  16. Dr Ma is currently Dean, College of Theology and Ministry and Distinguished Professor of Global Christianity, Oral Roberts University, USA.
  17. Kirsteen Kim and Andrew Anderson, ‘Introduction’, in Kirsteen Kim and Andrew Anderson, eds., Edinburgh 2010: Mission Today and Tomorrow, RECS 3 (Oxford: Regnum, 2011), 6.
  18. Lalsangkima Pachuau and Knud Jørgensen, eds., Witnessing to Christ in a Pluralistic World: Christian Mission among Other Faiths, RECS 7 (Oxford: Regnum, 2011); Marina Ngursangzeli Behera, Interfaith Relations after One Hundred Years: Christian Mission among Other Faiths, RECS 8 (Oxford: Regnum, 2011).
  19. Kenneth R. Ross, Jooseop Keum, Kyriaki Avtzi, and Roderick R. Hewitt, eds., Ecumenical Missiology: Changing Landscapes and New Conceptions of Mission, RECS 35 (Oxford: Regnum, 2016); Margunn Serigstad Dahle, Lars Dahle, and Knud Jørgensen, eds., The Lausanne Movement: A Range of Perspectives, RECS 22 (Oxford: Regnum, 2014); A. Scott Moreau and Beth Snodderly, Evangelical and Frontier Mission: Perspectives on the Global Progress of the Gospel, RECS 9 (Oxford: Regnum, 2011).
  20. Bryant L. Myers, Engaging Globalization: The Poor, Christian Mission, and Our Hyperconnected World (Grand Rapids, MI: Baker Academic, 2017); Peter Sedgwick, ‘Globalization’, in Peter Scott and William T. Cavanaugh, The Blackwell Companion to Political Theology (Oxford: Blackwell, 2007), 486-500.
  21. Nota del editor: Ver el artículo de Kirsteen Kim “Liberar el intercambio de recursos teológicos entre el norte y el sur”, en el número de noviembre 2017 del Análisis Mundial de Lausana https://lausanne.org/es/contenido/aml/2017-11-es/liberar-el-intercambio-de-recursos-teologicos-entre-el-norte-y-el-sur
  22. See, for example, Al Tizon, Whole and Reconciled: Gospel, Church, and Mission in a Fractured World (Grand Rapids, MI: Baker Academic, 2018).

Photo credits

Tokyo 2010 image from ‘Tokyo 2010‘ (GNU Free Documentation License).

Kirsteen Kim, PhD, es titular de la Cátedra Paul E. Pierson de Cristianismo Mundial y decana asociada del Centro de Investigación Misiológica del Seminario Teológico Fuller en Estados Unidos. Sus enseñanzas e investigaciones están inspiradas en su vida y trabajo en India y Corea. Sus publicaciones abarcan misiología, cristianismo mundial, teología intercultural, desarrollo y estudios religiosos. Kim fue la coordinadora de investigación del proyecto Edimburgo 2010, al tiempo que pertenecía al Grupo de Trabajo de Teología de Lausana y a la Comisión de Misión Mundial y Evangelización del Consejo Mundial de Iglesias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*