“Está bien que me invites a la mesa, pero es mucho mejor si me invitas a la cocina”, se inclinó y le susurró un líder africano a Todd Johnson en una conferencia de líderes de misión en la que solo estaban representados un puñado de líderes africanos.[1] Las mesas son donde el menú y los cubiertos ya están preparados. Pero la cocina es donde se elaboran los ingredientes y los platos desde cero. La cocina es caótica y desordenada al preparar los equipos de cocineros platos de fusión con salsas desconocidas y especias mezcladas por primera vez. En la cocina, los líderes cristianos occidentales son algunos de los muchos “chefs”. No ponen la mesa para todos los demás. Pero debemos innovar juntos la cocina internacional.

“Está bien que me invites a la mesa, pero es mucho mejor si me invitas a la cocina”

El quid está en cómo nos reunimos. Jeff Adams, que fue pastor de una gran iglesia estadounidense y también misionero durante la guerra de El Salvador, recuerda haber formado una junta directiva multiétnica para una gran organización misionera, cuando un líder asiático protestó: “¿Cómo podemos liderar como junta directiva si ni siquiera bebemos té juntos y conocemos los nombres de los hijos de los demás?”.[2] Cuando los líderes cristianos occidentales “beben té” con sus contrapartes, un líder no occidental comentó: “Era bienvenido, pero ahora soy querido”.

Tendencias mundiales contemporáneas

No es que el liderazgo occidental esté disminuyendo, sino que el liderazgo no occidental está aumentando. El liderazgo cristiano occidental se produce en el contexto de un desplazamiento tectónico del cristianismo mundial desde el Norte global hacia el Sur global.[3] En tanto que el 82% de los cristianos vivían en el Norte global en 1900, solo 33% de los cristianos se encuentran en Europa y América del Norte hoy. En 2020, el 67% —gran parte de la población mundial— vive en Asia, África, América Latina y Oceanía, y se prevé que el 77% de la población cristiana se encontrará en el Sur global en 2050.[4]

67%

vive en Asia, África, América Latina y Oceanía


se prevé que el

77%

de la población cristiana se encontrará en el Sur global en 2050

El cambio a nivel mundial es dramático. Los lugares donde crece más rápidamente el cristianismo son África y América Latina (667 y 612 millones de cristianos respectivamente). De cada 100 cristianos, 26 viven en África, 24 en América Latina, 23 en Europa, 15 en Asia, 11 en América del Norte y 1 en Oceanía.[5] El cambio es similar en las misiones mundiales. Después de Estados Unidos, los siguientes mayores enviadores a misiones son países del Sur global, a saber, Brasil, Corea del Sur, Filipinas, Nigeria y China.[6] Significa que los líderes cristianos occidentales deben alentar el crecimiento de la misiología y teología no occidentales. Por ejemplo, la teología minjung coreana se identifica con el sufrimiento de los minjung o las “masas” oprimidas. En los últimos años, iniciativas como Langham Partnership[7] de John Stott han dado a conocer la perspectiva bíblica de líderes teológicos indígenas del Sur global. Vivimos en una era mundial en la que lo que la iglesia mundial necesita son líderes mundiales con una mentalidad mundial, no solo estilos de liderazgo y escritos occidentales exportados al resto del mundo.[8]

Además, lo que es alarmante es que este crecimiento explosivo de la iglesia cristiana en el Sur global está ocurriendo donde el Índice de Desarrollo Humano (IDH)[9] es el más bajo, donde abundan la pobreza, el analfabetismo, los conflictos civiles y las enfermedades. La mayor parte del crecimiento y misiones cristianos vendrá de regiones subdesarrolladas y convulsionadas.

La tendencia a la urbanización es igualmente desoladora. La mayoría de las futuras megaciudades estarán en países subdesarrollados, lo que desencadenará complejos problemas socioeconómicos, como el aumento de mujeres y niños en situación de riesgo, trabajadores migrantes y habitantes de barrios marginales. La ONU estima que 35% de la urbanización se producirá en China, India y Nigeria entre 2018 y 2050.[10] Por lo tanto, es vital que los líderes cristianos occidentales se involucren en una “colaboración radical”[11] con sus contrapartes no occidentales para abordar las complejas realidades socioeconómicas, injusticias y desigualdades que enfrenta la iglesia mundial. Necesitamos líderes cristianos con un “paradigma del reino” para la transformación integral de la comunidad[12] dondequiera se predique el evangelio. No podemos dicotomizar el evangelio entre lo espiritual y lo físico. Tenemos que llevar todo el evangelio a toda la persona”, insiste Bekele Shanko, fundador y presidente de Global Alliance for Church Multiplication (GACX), que ha servido durante 27 años en su país natal, Etiopía, así como en Uganda, Zimbabue, Sudáfrica y Estados Unidos.[13]

Además, alrededor de 85% de los grupos poblacionales menos alcanzados del mundo —grupos poblacionales de frontera (FPG) con menos del 0,1% de cristianos— son musulmanes o hindúes[14] y se concentran en países de persecución moderada a alta. De hecho, vivimos en una época de persecución de cristianos y martirio sin precedentes. En los últimos años, se ha perseguido a más cristianos que en cualquier otra época de la historia[15] y se prevé que el martirio aumente hasta un millón de personas en 2015-25.[16] Los líderes cristianos tienen el reto de liderar la iglesia mundial para terminar la tarea de llevar el evangelio a todos los grupos poblacionales que quedan. Esto requerirá riesgo, sufrimiento y sacrificio, incluso a costa de vidas. Shanko ha sido testigo de primera mano de cómo el sufrimiento y la persecución refinan la fe a través de la dedicación, la entrega y la oración ferviente y desesperada.[17]

Implicaciones para el liderazgo cristiano occidental

Por lo tanto, los líderes cristianos occidentales pueden ser líderes mundial eficaces cuando:

  • sirven con humildad y aprenden de la iglesia mundial, que es predominantemente no occidental y se encuentra mayormente en el Sur global;
  • se involucran en una colaboración radical para abordar los problemas socioeconómicos y de justicia que enfrenta la iglesia mundial;
  • promueven un «paradigma del reino» bíblico para la transformación integral de la comunidad, tanto espiritual como socioeconómica;
  • adoptan un paradigma y una teología sólidos de riesgo, sufrimiento y sacrificio;
  • absorben la fe ardiente de aquellos que han sufrido por el evangelio;
  • fomentan la misiología, teología y erudición no occidentales; y
  • desarrollan un modelo de liderazgo bíblico que es pertinente universalmente, y no solo occidental.

Shanko cree que la humildad del liderazgo de siervo[18] es la clave del liderazgo cristiano occidental. La humildad consiste en decir: “Quiero aprender. ¿Cómo puedo aprender de tu experiencia?”.[19] Cuando nos reunimos, aconseja a los líderes cristianos occidentales que vengan dispuestos a escuchar y aprender antes de contribuir.

la humildad del liderazgo de siervo es la clave del liderazgo cristiano occidental. La humildad consiste en decir: “Quiero aprender. ¿Cómo puedo aprender de tu experiencia?”

De manera similar, cuando Jeff Adams partía hacia El Salvador, el mejor consejo que recibió fue el de su mentor: “No hagas nada. . . sino determina primero lo que Dios está haciendo y dónde está, y deja que el Espíritu Santo te guíe”. Según Adams, debemos establecer relaciones antes de promover a Jesús; adoptar la “teología de lo ordinario”, como beber té juntos, y representar a Jesús en todos los ámbitos de la vida. El verdadero poder del liderazgo es vivir la vida ordinaria de Jesús. No es nuestra responsabilidad cambiar el mundo, sino cambiar nuestra forma de vivir para impactar al mundo para Cristo.

Angel Cabrera y Gregory Unruh insisten en que “los líderes mundiales elaboran soluciones reuniendo a personas y recursos a través de fronteras nacionales, culturales e incluso organizativas. Los líderes mundiales son visionarios inspirados por un reto mundial que sigue sin resolverse, una injusticia social ignorada o una oportunidad de negocio que ha quedado sin explotar”.[20] Los líderes mundiales son “abarcadores de fronteras” que han adquirido las tres principales competencias de liderazgo mundial: 1) una mentalidad mundial para conectarse con otros atravesando fronteras organizativas, culturales y nacionales; 2) un espíritu emprendedor mundial para crear valor e innovar soluciones; y 3) una ciudadanía mundial que produce una contribución y beneficio positivos a través de las fronteras.[21]

Cultura y estilos de liderazgo

¿Qué es el liderazgo occidental? Incluso entre los países norteamericanos y europeos, los estilos de liderazgo occidental varían de acuerdo con variantes culturales. En 2004, el histórico proyecto GLOBE encuestó a 17.000 directivos de 951 organizaciones de 62 países.[22] Identificaron seis estilos clave de liderazgo deseados, basados en 112 atributos de liderazgo y 21 dimensiones primarias de liderazgo:[23]

  1. Liderazgo carismático/basado en valores (C/BV), que es decidido, visionario, inspirador y motiva a los demás a obtener un desempeño elevado basado en fuertes valores, como la integridad y el sacrificio.
  2. Liderazgo orientado al equipo, que es diplomático y no malévolo, y valora la colaboración, la integración y la competencia administrativa del equipo.
  3. Liderazgo participativo, que no es autocrático y promueve la participación en la toma de decisiones.
  4. Liderazgo orientado a lo humano, que es considerado, solidario, generoso y compasivo con los demás y está marcado por la modestia.
  5. Liderazgo autónomo, que muestra atributos de liderazgo altamente individualistas, independientes y únicos.
  6. Liderazgo autoprotector, que da prioridad a la seguridad, el estatus y los procedimientos, y que se preocupa por salvar el honor, es internamente competitivo y egocéntrico.

Estos son los resultados:

Fig. 1 Estilos de liderazgo en los diez grupos de países

Occidental

Grupos de países
Carismático
Equipo
Participativo
Humano
Autónomo
Autoprotector
Anglosajón
1
4
2
3
5
6
Europa germánica
2
5
3
4
1
6
Europa nórdica
1
3
2
5
4
6
Europa oriental
3
4
6
5
1
2
América Latina
1
2
3
5
6
4

No occidental

Grupos de países
Carismático
Equipo
Participativo
Humano
Autónomo
Autoprotector
Latin America
1
2
4
5
6
3
Asia confuciana
4
2
6
3
5
1
África subsahariana
2
3
4
1
6
5
Asia del Sur
2
4
6
3
5
1
Oriente Medio
4
5
6
2
3
1

Clave: mayor menor

La investigación de GLOBE concluyó que “la clave y quizá el quid del éxito del liderazgo ejecutivo en un mundo global es que los ejecutivos… lideren… con prototipos de liderazgo que sean consistentes con su cultura particular”.[24] En otras palabras, “los líderes romanos lideran de la manera que se espera en Roma”.[25] Por lo tanto, los líderes cristianos occidentales no pueden exportar el liderazgo occidental al resto del mundo desprovistos de autoconciencia y sin filtro. El gráfico ofrece a los líderes occidentales pistas sobre cómo ajustar sus estilos de liderazgo para ser eficaces en diferentes culturas. Por ejemplo, la mayoría de los países occidentales prefieren un liderazgo carismático/basado en valores (C/BV), especialmente en países anglosajones,[26] europeos nórdicos[27] y europeos latinos.[28] Los países anglosajones, europeos germánicos[29] y europeos nórdicos también tienen baja preferencia por un estilo de liderazgo autoprotector que domina el liderazgo asiático y de Oriente Medio. Por lo tanto, los líderes cristianos occidentales de estas regiones harían bien en ser conscientes de honrar las normas de salvar el honor, el estatus y la autoridad de sus socios asiáticos y de Oriente Medio.

Los líderes cristianos occidentales no pueden exportar el liderazgo occidental al resto del mundo desprovistos de autoconciencia y sin filtro.

Hay buenas noticias para los líderes occidentales. La investigación de GLOBE indicó que el estilo de liderazgo con mayor puntuación era el liderazgo C/BV. La gente aprecia universalmente a “líderes exitosos (que) promulgan comportamientos básicos universalmente deseados que comprende el liderazgo carismático basado en valores… significa desarrollar una visión, inspirar a otros, demostrar integridad, ser decidido y crear una cultura orientada al desempeño”.[30] Además, el compromiso y la solidaridad con el equipo también fueron muy valorados en todos los estilos de liderazgo. En consecuencia, un líder cristiano occidental generalmente tendría éxito si adopta un estilo C/BV y orientado al equipo en múltiples culturas. Ambos estilos de liderazgo son altamente relacionales. Por lo tanto, los líderes occidentales harían bien en “beber té” a menudo y priorizar las relaciones sobre las normas, las operaciones y la eficiencia.

Conclusión

Pasar de ser líderes cristianos occidentales a ser líderes cristianos mundiales es difícil. Es costoso. Adaptarse a otras culturas no se trata solo de ampliar o renovar una cocina moderna preexistente. Tiene que ver con derribar y reconstruir toda la cocina desde los cimientos y reconfigurar las paredes. Muchas cocinas no occidentales son al aire libre, cuentan con un fogón interior o tienen una parrilla braai[31] incorporada en las paredes. Así que no solo debemos invitar a los líderes mundiales a la antigua cocina que apreciábamos, sino que debemos reconstruir una nueva cocina desde cero. Y debemos hacerlo juntos. Y después, podemos comer y tomar el té juntos.

Notas

  1. Todd Johnson, https://www.gordonconwell.edu/blog/all-peoples-in-gods-kitchen/.
  2. Interview with Jeff Adams, Founder/President, Missional Impact, May 2021.
  3. Global North is a geopolitical designation, including 54 countries in the five regions of Northern America, Western Europe, Eastern Europe (including Russia), Northern Europe, and Southern Europe. Global South includes the 180 countries in the remaining seventeen UN regions: Central Asia, Eastern Asia, South Asia, Southeastern Asia, Western Asia, Eastern Africa, Middle Africa, Northern Africa, Southern Africa, Western Africa, Caribbean, Central America, South America, Australia/New Zealand, Melanesia, Micronesia and Polynesia.
  4. Todd Johnson and Gina Zurlo, eds., World Christian Encyclopedia, 3rd edition (Edinburgh: Edinburgh University Press, 2020), 3-4.
  5. Johnson and Zurlo, World Christian Encyclopedia, 3-4.
  6. Johnson and Zurlo, World Christian Encyclopedia, 32.
  7. https://us.langham.org.
  8. Nota del editor: Ver el artículo de Mary Ho “Liderazgo mundial para la misión mundial” en el número de noviembre 2016 del Análisis Mundial de Lausana https://lausanne.org/es/contenido/aml/2016-11-es/liderazgo-mundial-para-la-mision-mundial
  9. The United Nations’ Human Development Index (HDI) measures GDP, literacy, education, and life expectancy.
  10. Shelbi Austin, ‘The Ten Largest Cities in the World’, US News, 18 December 2019, https://www.usnews.com/news/cities/slideshows/the-10-largest-cities-in-the-world.
  11. Coined by T.V. Thomas, Global Mobilization Consultation, Brazil, December 2019.
  12. Christian community transformation involves a ‘change in the whole of the person—material, social and spiritual—as well as in the community—economics, social, and political.’ Samuel J. Voorhies, ‘Transformational Development: God at Work Change People and Their Communities’, Perspectives of World Christian Movement (Pasadena: William Carey Library, 2009), 603.
  13. Interview with Bekele Shanko, Founder and Chairman of GACX and Vice President for CRU Global Church Movement, June 2021.
  14. Rebecca Lewis, ‘Clarifying the Remaining Frontier Mission Task’, International Journal of Frontier Missiology, 35:4 Winter 2018: 155-68, https://www.ijfm.org/PDFs_IJFM/35_4_PDFs/IJFM_35_4-Lewis.pdf.
  15. ‘World Watch List 2020: Trends’, Open Doors, https://www.opendoorsuk.org/persecution/wwl20-trends/.
  16. Todd M. Johnson, Gina A. Zurlo, Albert W. Hickman, and Peter F. Crossing, ‘Christianity 2018: More African Christians and Counting Martyrs’, International Bulletin of Mission Research 42, no. 1 (2018): 25.
  17. Bekele Shanko, June 2021.
  18. Mary Ho, “La cultura trascendente del liderazgo de siervo: principios para la misión mundial del siglo XXI” Análisis Mundial de Lausana, marzo 2020 https://lausanne.org/es/contenido/aml/2020-03-es/la-cultura-trascendente-del-liderazgo-de-siervo
  19. Bekele Shanko, June 2021.
  20. Angel Cabrera and Gregory Unruh, Being Global: How to Think, Act, and Lead in a Transformed World (Boston: Harvard Business Review Press, 2012), 12.
  21. Cabrera and Unruh, Being Global, 24-27.
  22. Peter Dorfman, Mansour Javidan, Paul Hanges, Ali Dastmalchian, Robert House, ‘GLOBE: A Twenty Year Journey into the Intriguing World of Culture and Leadership’, Journal of World Business, 47 (2012): 505-7.
  23. Dorfman, et al, ‘GLOBE’, 505.
  24. Dorfman, et al, ‘GLOBE’, 514.
  25. Dorfman, et al, ‘GLOBE’, 514.
  26. Canada, U.S., Australia, Ireland, England, South Africa (white sample), and New Zealand.
  27. Denmark, Finland, and Sweden.
  28. Israel, Italy, Switzerland (Francophone), Spain, Portugal, and France.
  29. Austria, The Netherlands, Switzerland, and Germany.
  30. Dorfman, et al, ‘GLOBE’, 514.
  31. A South African barbeque.

Photo credits

Photo by Loverna Journey on Unsplash

La Dra. Mary Ho es la directora ejecutiva internacional de All Nations (http://allnations.international), una organización misionera cristiana mundial con trabajadores que hacen discípulos y plantan iglesias en 45 países. Le apasiona terminar la Gran Comisión en esta generación compartiendo el amor de Dios entre todos los pueblos y en partes del mundo donde el nombre de Jesucristo es poco o nada conocido. Recibió su doctorado en Liderazgo Estratégico de Regent University, VA, EE.UU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*