Available in: English | Français | Português | Español |

Miembros del personal del Movimiento de Lausana de todo el mundo comparten cómo protegen su tiempo de descanso y su reposo sabático a diario, semanalmente y por temporadas.

De Pakistán a Hungría, de Kenia a los Estados Unidos, el reposo sabático y el descanso no nos resultan fáciles a la mayoría de nosotros. Somos líderes atareados y personas comunes y corrientes que vivimos en tiempos de crisis y épocas cambiantes, con el telón de fondo de un mundo que sufre. Algunos nos encontramos al borde del agotamiento crónico y nos hemos dado cuenta de que debemos encontrar una manera de dar marcha atrás; otros estamos tallando lentamente en nuestras vidas ritmos del descanso.

Esperamos que, al compartir nuestras pequeñas prácticas, luchas y trozos de sabiduría, usted también se anime a saborear la alegría y el don de descansar en el Señor.

Las primeras secciones que siguen son historias más largas sobre el reposo sabático. Hacia el final del artículo, encontrará una lista de prácticas diarias y semanales de nuestro personal, junto con otros recursos.

Las crisis de salud producen tres cambios con relación al reposo sabático

“En 2009, una severa condición de angina de pecho fue la primera alarma sobre una afección de debilitamiento cardíaco que fue atribuida principalmente al estrés del ministerio. Luego, en 2018, experimenté un período prolongado de siete meses de depresión que llegué a describir como una ‘noche oscura de mi alma’. De modo que, en realidad, mis disciplinas saludables con relación al reposo sabático recién comenzaron a surgir en 2019.

el Señor me impulsó a pasar, en la práctica, de rutinas de mi lista de tareas diarias a ritmos semanales reflexivos de las funciones significativas en mi vida

En primer lugar, me llamaron la atención los escritos de Pete Scazzero que decían que los versículos sobre el reposo sabático eran más que todos los demás en el registro de los diez mandamientos en Éxodo 20. Esto desplazó, en mis devocionales, mi comprensión del reposo sabático hacia los temas de la adoración, la dependencia y el deleite en Dios, y el crecimiento a su semejanza. Fue una renovación significativa de la mente que necesitaba mucho.

En segundo lugar, el Señor me impulsó a pasar, en la práctica, de rutinas de mi lista de tareas diarias a ritmos semanales reflexivos de las funciones significativas en mi vida. Fue la primera vez que pude tener un día de descanso semanal sin desatender las prioridades básicas. Este cambio de lo diario a lo semanal está formando nuevos hábitos que me están transformando.

En tercer lugar, el aprendizaje intercultural de amigos de la familia de Lausana reforzó mi nuevo aprendizaje del reposo sabático. Ahora comprendo mejor que las vacaciones son días sagrados, y que las licencias anuales producen vida».

Nana Yaw Offei Awuku (Ghana), Director Adjunto Mundial para Generaciones

Amar sacrificadamente a otros vs. descansar en el Señor

“Actualmente estamos en una temporada inusual en la que amigos de la familia muy cercanos están pasando por una crisis de salud familiar que les ha alterado la vida. En el último mes, yo (y mi familia) hemos pasado innumerables horas cuidando niños, brindando apoyo en salas de hospital, movilizando guerreros de oración y ocupándonos de aspectos logísticos. Lo haría con gusto y más si pudiera. Las virtudes bíblicas del amor sacrificado y la misericordia resuenan profundamente en mí.

El descanso y el reposo sabático son necesarios, aunque signifique decir no a buenas e importantes oportunidades y necesidades.

Pero ahora, cuando la crisis inmediata se está convirtiendo en una situación de largo plazo, encuentro que he entregado tanto de mí, que tantos dependen de mí y dedico tanto tiempo para otros que el descanso y el reposo sabático han prácticamente desaparecido. Necesito tomar en serio lo que sé que es verdad pero que me cuesta poner en práctica, es decir, que no puedo entregarme constantemente si estoy vacía. El descanso y el reposo sabático son necesarios, aunque signifique decir no a buenas e importantes oportunidades y necesidades.

Para mí, en este tiempo, tengo que elegir específica y activamente confiar en que nuestro Dios es lo suficientemente grande como para proveer para mis queridos amigos, sin importar mi capacidad para participar. Aunque he podido ser una ayuda práctica significativa para ellos en este tiempo, en última instancia, no puedo ser la solución final para ellos. Todavía puedo ser de ayuda, una querida amiga que camina este nuevo viaje con ellos, pero también necesito administrar fielmente las relaciones y obligaciones que Dios ya me ha dado. No puedo hacerlo sin tiempo, sin una sana conexión con el Señor y sin descanso para mi propia alma.

Encontrar la tensión entre entregarme en amor y ser sabia/fiel es difícil, y es algo con lo que estoy luchando intensamente hoy. Sin duda, Jesús fue un ejemplo perfecto de ello. Atendía una multitud de necesidades, pero se retiraba para conectarse con su Padre y descansar. Algo que me ha resultado especialmente reconfortante en este tiempo ha sido perderme en la adoración musical y la alabanza, afirmando la soberanía, el poder y el cuidado íntimo de Dios para todos los implicados en esta situación, y pronunciar el nombre de Jesús sobre las necesidades y las heridas de esta vida».

Amy Hurst (EE.UU.), Asistente de Desarrollo

Proteger el descanso como joven madre trabajadora

Como joven madre trabajadora, el descanso puede ser imposible de conseguir cuando estás haciendo malabares con las tareas de la casa, el cuidado del bebé y el trabajo. Por lo tanto, me he entrenado para dormir cuando el bebé duerme, para aceptar ayuda cuando me la ofrecen y para pedir ayuda cuando necesito descansar. Ahora sé que está bien rechazar visitas a casa y responsabilidades e invitaciones adicionales hasta un momento en que me sienta preparada para ello, de modo que pueda crear un tiempo de descanso y no preocuparme por las cosas que hay que hacer. He aprendido a mantenerme alejada de mi teléfono. Esto me permite controlar en qué pienso mientras descanso. También es importante comunicar a tu pareja o a la persona con la que vives tus intenciones y el periodo de tiempo que necesitas para descansar».

Donnah Odera (Kenia), Coordinadora de Proyectos de GLJ

Estrategias para ganar la lucha por el reposo sabático

“Lamentablemente, el reposo sabático es una lucha constante. Yo diría que la lucha es el resultado de los tiempos que vivimos, pero la frecuencia de las reprimendas bíblicas por no guardar el sábado sugiere que es una batalla antigua. Para la mayoría de nosotros, el reposo sabático es algo con lo que nos involucramos más en la creencia que en la práctica, y es superior el deseo de tenerlo que su práctica. Parecería que solo entraremos plenamente en su descanso tras su regreso final y la completa superación del estado caído de la humanidad. Dicho esto, al igual que no cedemos al pecado en general, ¡el reposo sabático es algo por lo cual debemos luchar!

Veo el descanso como una forma de adoración, ya que confío en que Él hará más de lo que yo pueda.

He descubierto que tiendo a ganar la batalla cuando:

  • Planifico mi reposo sabático y luego planifico mi trabajo en torno a él.
  • Encuentro ritmos factibles y repetibles.
  • Veo el descanso como una forma de adoración, ya que confío en que Él hará más de lo que yo pueda.
  • Descanso para lo que Él me ha llamado más que de mi trabajo.
  • Hago que los demás sepan cuándo descanso y nos rendimos cuentas mutuamente”.

Jurie Kriel (EE.UU.), Colíder del Equipo de Movilización Nehemías para L4

Estar atento al momento

“Estar presente y vivir/experimentar el momento es lo que intento practicar cada día. Hay infinidad de oportunidades: cuando escucho a mi hija reír, o la veo explorar, o disfruto de sus vívidas expresiones faciales. Cuando me siento con una taza de té en nuestro patio trasero y escucho el canto de los pájaros, o siento la brisa fresca en mi cara, o veo cuando salen mis flores y crece mi jardín. Cuando puedo decir una palabra de aliento a un amigo que sufre, o extender alguna ayuda a la persona que lo necesita o simplemente sentarme con alguien en silencio en su dolor.

Estar presente, estar disponible, estar abierta, ser vulnerable, es lo que creo que Dios quiere de mí y lo que me ayuda a renovarme y a reponerme».

Svetlana Stepanenko (EE.UU./Bielorrusia), Directora de Traducción y Localización

El reposo sabático en el contexto del sufrimiento del mundo

“El reposo sabático es descansar en la presencia de Dios y conocer su esencia, como su incesante misericordia y su amor inagotable. Durante mis caminatas matutinas diarias, mientras medito en la palabra de Dios, encuentro ese descanso y me siento renovada —física, mental, emocional y espiritualmente— al reconocer la bondad de Dios en el sol naciente al amanecer, los primeros gorjeos de los pájaros y las flores que aparecen en primavera.

Pero, recientemente, he estado luchando con los que sufren debido a la guerra, la enfermedad, el crimen y otras injusticias. ¿Pueden ellos encontrar un reposo sabático aun en medio de tanto dolor? En el Salmo 23, además de disfrutar de verdes pastos y aguas tranquilas, el salmista también experimenta el valle más oscuro. No obstante, responde con confianza: ‘No temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta’».

Loun Ling Lee (Reino Unido), Editora del AML

Maná para tiempos difíciles

“Cuando la cuarentena del COVID era algo habitual, mi familia disfrutó del reposo sabático como solo habíamos soñado antes: comida cocinada el día anterior, sin pantallas, culto familiar, rompecabezas y juegos de mesa, caminatas por la senda que serpenteaba hacia abajo y a la izquierda entre los campos de arroz.

Entonces experimentamos pérdida, confusión y trauma. Y he estado tratando de aprender de nuevo lo que significa descansar, el reposo sabático. Simplemente sentirme bien. Lo único que sabía hacer era volver por donde había venido: tomé el breviario de un convento episcopal en el que había encontrado refugio a menudo décadas atrás. Y leí maitines en voz alta. Leí el diurno, vísperas, completas. No leí —y no leo— todos esos servicios cada día. Cada día, hay tal vez un servicio que cruza mis labios. Pero sostengo ese libro; leo esas oraciones, esos salmos y escrituras. Pongo esas palabras en mi lengua, abiertamente humana, desesperada y en la comunión de los santos.

En medio de un trauma desgarrador, descansaron, según el mandamiento.

Este proceso —de pasar de meses de reposo sabático eufórico y luego volver por donde he venido a través de la práctica espiritual del pasado— tiene un linaje sagrado. Pienso en los discípulos, especialmente en las mujeres que viajaban con Jesús. Tuvieron nuevas experiencias de reposo sabático y descanso en la presencia de Dios. Recorrieron esos caminos, dando vueltas entre los campos, con Jesús. Y entonces Jesús fue muerto: hubo pérdida, confusión y trauma. De inmediato, llegó el momento del reposo sabático: ‘Las mujeres que habían acompañado a Jesús desde Galilea siguieron a José para ver el sepulcro y cómo colocaban el cuerpo. Luego volvieron a casa y prepararon especias aromáticas y perfumes. Entonces descansaron el sábado, conforme al mandamiento’ (Lucas 23: 55-56).

Las mujeres hicieron lo que sabían hacer. En medio de un trauma desgarrador, descansaron, según el mandamiento. Descansaron en la Palabra. ¿Quién sabe lo que las mujeres escucharon del Señor durante ese sábado en particular? Pero habrían dicho las oraciones conocidas y las escrituras. Esas viejas palabras les habían enseñado a ser humanas —y santas— durante todos esos años. Esas palabras estuvieron en sus lenguas como el maná en ese día tan duro. Y así pruebo el maná del breviario y descanso en Dios en estos días. Es lo que sé hacer».

Darcy Luetzow Staddon (EE.UU./Japón), Asistente Ejecutiva del Director Ejecutivo Mundial

Rutinas diarias y semanales

  • “Diariamente, me levanto temprano y tengo una hora de lectura bíblica, de escribir en mi diario, devocionales y oración. Esto me mantiene concentrado y atento a la voz del Señor durante todo el día. En mi día libre, dejo de lado todo el trabajo electrónico, incluido el correo electrónico, la computadora, la escritura, las tareas, etc., y hago algo que me gusta, como ir a dar un paseo en bicicleta, visitar un mercado de pulgas o trabajar en el jardín”. – Brent Burdick (EE.UU.), Director del Aula Mundial de Lausana
  • “El culto en la iglesia y el descanso comunitario no son negociables en nuestra familia. Durante la semana me resulta útil comenzar el día con la lectura de la Biblia y la oración, con la ayuda de diferentes recursos como SheReadsTruth o los libros de estudio de Precept. Y luego las caminatas diarias por el parque o cerca del agua ayudan a continuar la conversación con el Señor». – Anna Chviedaruk (Bielorrusia), Directora de Operaciones
  • “Lo más importante que hacemos para proteger nuestro tiempo de reposo sabático es apagar la tecnología durante el día. Nos permite centrarnos en las relaciones y en el descanso (¡sí, siestas!), y nos libera de la continua tentación de dejarnos arrastrar por el trabajo o las redes sociales”. – Justin Schell (Estados Unidos), Director de Proyectos Ejecutivos
  • “Además de mi papel en Lausana, también soy pastor de una iglesia. He decidido que el lunes será mi día de descanso. Aunque soy una persona extrovertida, después de una semana de reuniones por Zoom y luego de un domingo ajetreado realmente necesito un tiempo para reponer fuerzas, sin ninguna interacción humana fuera de mi familia. No programo ninguna reunión o llamada para los lunes, y he configurado mi teléfono para que no permita el paso de ninguna llamada, mensaje o notificación. Mi esposa es la única excepción». – Attila Nyari (Hungría), Jefe de Personal
  • “El descanso y el reposo sabático con niños pequeños puede ser a menudo más un sueño que una realidad. En mis primeros días con los pequeños, me comprometí a pasar tiempo al aire libre corriendo, diariamente. Correr es el lugar en el que a menudo me he sentido más cerca de Dios. Pero cuando tuve más pequeños humanos que cuidar, no estaba segura de cómo podría cumplir con esta prioridad. La alarma suena temprano, a las 4:30 de la mañana, pero el sacrificio de una hora más de sueño bien vale la pena. Ese compromiso se ha convertido en mi refugio, mi descanso, mi refrigerio. Las oraciones se convierten en un largo diálogo con el Señor con el paso de los kilómetros. En las épocas más ajetreadas, siempre puedo contar con mis carreras para que me proporcionen un descanso y un refrigerio plenos, y por eso estoy sumamente agradecida». – Sarah White (Estados Unidos), Directora de Operaciones
  • “[En mi sábado], suelo dormir un poco más. Intento mantenerme alejada del teléfono y de la computadora. Después de desayunar, suelo sentarme a solas y meditar, lo que me ayuda a tranquilizarme y a pensar con claridad. Intento leer las escrituras o algún otro libro, que es mi parte favorita del día. Cocino para mi familia o los llevo a alguna actividad recreativa. Luego visito a mis amigos y juntos cantamos y oramos. Todo esto no forma parte de mi rutina diaria, así que durante el sábado hago todo esto para tener energía y una perspectiva fresca para toda la semana siguiente». – Yaksan Azam (Pakistán), Gerente de Contenidos en Línea y Editor de Vídeos del Aula Mundial
  • “Desde los primeros años de nuestro matrimonio, mi esposa y yo hemos designado un día a la semana en el que dejamos de lado nuestro trabajo habitual y nos centramos en el tiempo que pasamos el uno con el otro y con el Señor, haciendo cosas que nos refrescan, cambiando el ritmo, dejando de lado nuestro trabajo habitual, y normalmente incluyendo tiempo en la creación de Dios. Con los años, nuestros patrones han cambiado, dependiendo de la edad y la etapa de nuestros hijos, de nuestras funciones profesionales y de nuestra participación en la iglesia. Pero, así como anhelo y necesito un tiempo al principio de cada día para estar a solas con Dios para sacar fuerzas para el día que tenemos por delante, también espero un día a la semana en el que mi esposa y yo podamos descansar y renovarnos juntos». – David Bennett (EE.UU.), Director Adjunto Mundial de Colaboración y Contenidos
  • “Tomo una siesta todos los días, y camino por la noche bajo las estrellas para orar. El breve descanso para mi cuerpo durante el día y la pausa para orar en la oscuridad afuera en la noche refrescan mi alma regularmente”. – E.D. Burns (EE.UU.), Director de Contenidos

Recursos sobre el descanso y el reposo sabático

Recomendamos los siguientes recursos para aprender más sobre el descanso y el reposo sabático: