Fundamentos del Espíritu Santo y el avivamiento

Jacob Cherian | 13 Nov 2023

Available in: 简体中文 | English | Français | 한국어 | Português | Русский | Español |

Los seguidores de Cristo viven ahora en la era del Espíritu vivificador. La iglesia en el mundo está llamada a proclamar la vida de la nueva creación inaugurada por Jesús. Dios desea reavivar su iglesia en todo el mundo, y así lo hará, a medida que su pueblo atienda su llamado a vivir fielmente en el Espíritu.

El Espíritu de Dios trae vida 

La primera página de nuestra Biblia muestra que, al moverse el Espíritu sobre las aguas, Dios crea vida en toda su maravillosa diversidad. El Evangelio de Juan declara que todas las cosas fueron hechas por la Palabra eterna. Luego, para dar paso a la redención perfecta, la Palabra divina se convirtió asombrosamente en parte de su creación. Todas las cosas de la creación han sido creadas en y para Cristo, el Hijo de Dios. Por lo tanto, el Dios Trino es la fuente, el sustentador y el dador de toda vida.[1]

La revelación bíblica, una y otra vez, nos recuerda que este Dios restaura bondadosamente las cosas sin vida y aparentemente sin valor a una vida gloriosa. Dios prometió escribir la ley vivificadora en el corazón de su pueblo. Cuando Israel había perdido toda esperanza en el exilio babilónico, Dios prometió la esperanza de la restauración: devolver vida a huesos secos. ¿Cómo lo lograría? “Pondré mi Espíritu en ustedes y vivirán». Este glorioso cumplimiento ha llegado en Cristo, el dador del Espíritu, el fundador del nuevo pacto. El Espíritu vivificador escribe ahora en las tablas de los corazones humanos.[2]

Jesús vino como el cumplimiento largamente esperado de todas las promesas de Dios. “Todas las promesas que ha hecho Dios son ‘sí’ en Cristo… Él nos ungió, nos selló como propiedad suya y puso su Espíritu en nuestro corazón como garantía de sus promesas”.  Jesús inauguró la era del Espíritu, el tan esperado reinado de Dios. Con su vida, palabras y obras, Jesús dio a luz la vida de Dios para que todos la recibieran libremente.[3]

Jesús prometió el Pentecostés

Juan el Bautizador había profetizado que vendría uno mayor que él que bautizaría con el Espíritu Santo de fuego. Después de su resurrección, Jesús prometió a sus discípulos que enviaría sobre ellos la promesa de poder del Padre para que fueran testigos. Esa promesa se cumplió en Pentecostés, con signos de poder inconfundibles. Un viento impetuoso reminiscente del de Ezequiel 37 llenó toda la casa y los 120 discípulos reunidos, con lenguas de fuego sobre ellos, glorificaron a Dios en muchos idiomas, empoderados por el Espíritu.[4]

Desde el día de Pentecostés, el Espíritu de Dios está siendo derramado sobre todas las personas. El apóstol Pedro recuerda a la asombrada audiencia que eran testigos presenciales del cumplimiento de las promesas de Dios, especialmente a Joel. La intención de Dios era otorgar libremente su Espíritu a personas de todas las comunidades del planeta. Ese sigue siendo el intenso deseo de Dios. El Señor Jesús invita a todos los sedientos a venir libremente y beber del Espíritu que da vida.[5]

Los siervos de Dios declaran el mensaje vivificador

Dios busca colaboradores llenos del Espíritu que obedezcan sus directrices

Dios busca siervos fieles que colaboren con él en su misión de dar vida al mundo. Ordenó a Ezequiel que profetizara a los huesos secos mientras les daba vida. Designó a Pedro para que declarara a los judíos de todo el mundo que ellos también podían convertirse, creer y recibir el Espíritu Santo, y miles de ellos lo hicieron. Pentecostés, originalmente una fiesta de la cosecha, se asoció más tarde con la entrega de la Ley en Sinaí. Marca el cumpleaños de la iglesia cristiana que, al igual que Jesús, nació por el poder del Espíritu.[6]

Dios busca colaboradores llenos del Espíritu que obedezcan sus directrices; colaboradores cuya proclamación él confirma con demostraciones de su presencia y poder divinos. El libro de los Hechos proporciona muchas de estas evidencias que dieron lugar al establecimiento de nuevas comunidades de fe por todo el Imperio Romano. El Espíritu Santo guio no solo a los apóstoles Pedro y Pablo, sino también a innumerables personas a difundir, declarar y exhibir el Espíritu a comunidades lejanas y cercanas.

Una realidad muy hermosa es que Pentecostés es una clara señal de que todo el pueblo de Dios está empoderado para testificar. El antiguo deseo de Moisés de que todo el pueblo de Dios recibiera el Espíritu se cumple ahora tras Pentecostés. Todos los creyentes, mujeres y hombres, de todo el mundo, pueden ahora ser testigos del reino de Cristo. El Espíritu es derramado porque Jesús ha ascendido al Padre. Aunque inicialmente el relato evangélico se centra en testigos apostólicos selectos, el Espíritu Santo democratiza el empoderamiento y la comisión de todos los creyentes. El género y la edad no son impedimentos; todos son dirigidos y empoderados por el Espíritu para ser testigos y agentes de transformación. El Espíritu Santo nos guía y capacita para vivir una vida santa, una vida dirigida a llevar vida en sus múltiples formas a todas las esferas de la vida.[7]

El Salvador es exaltado

Solo el avivamiento dirigido por el Espíritu, y no ninguna entidad humana o mundana, glorificará a Jesús en nuestras iglesias y comunidades

Cuando el Espíritu Santo encuentra colaboradores obedientes, empodera a personas para cumplir los llamados humanos que Dios les ha dado. Y, al vivir sus llamados, el Salvador del mundo es exaltado. Jesús prometió que, cuando fuera levantado en la cruz, atraería hacia sí a todos los hombres. Una auténtica obra del Espíritu de Dios hará que Jesús se convierta en el centro de las vidas y las comunidades de las personas. A la iglesia de Corinto, que se había enamorado demasiado de las manifestaciones carismáticas, el apóstol Pablo le recordó que quería que se centraran en el Jesús crucificado.

Solo el avivamiento dirigido por el Espíritu, y no ninguna entidad humana o mundana, glorificará a Jesús en nuestras iglesias y comunidades. El pueblo de Dios se verá envalentonado a proclamar el mensaje a pesar de la persecución esperada.[8]

Las Escrituras guían

Los avivamientos que han producido frutos duraderos siempre han estado asociados a la poderosa proclamación del mensaje bíblico.

Necesitamos un avivamiento en la iglesia mundial. Donde hay desesperación y desconcierto —y las personas sinceras pueden verlo a nuestro alrededor— necesitamos desesperadamente que fluyan ríos de agua viva. Sin embargo, cuando soplan vientos frescos del Espíritu, a veces se produce la confusión provocada por lo nuevo y lo inesperado.

Un avivamiento puede ser desordenado, como un parto, pero todos apreciamos el resultado final. En momentos así, seguimos la advertencia del apóstol Pablo: «No apaguen el fuego del Espíritu . . . Sométanlo todo a prueba».[9] Las Escrituras, fielmente interpretadas en comunidad, nos proporcionarán las herramientas necesarias para evaluar nuestra enseñanza y experiencia. Es la plomada fiable que ha guiado al pueblo de Dios a lo largo de los siglos.

Los avivamientos que han producido frutos duraderos siempre han estado asociados a la poderosa proclamación del mensaje bíblico. Thomas F. Zimmerman, un líder cristiano estadounidense, comparó al Espíritu Santo con un río caudaloso y a la Biblia con las orillas de ese río. El río puede producir mucho bien y florecimiento cuando no desborda sus orillas.

El Espíritu difunde el amor de Dios

Uno de los mayores dones del Espíritu es el amor de Dios derramado abundantemente en nuestros corazones. Puesto que Dios es amor, tiene sentido que el Espíritu otorgue amor divino a corazones humanos. El apóstol Pablo recuerda a la iglesia de Tesalónica que Dios les ha enseñado directamente a amarse los unos a los otros. Necesitamos el avivamiento que lleva el amor infinito de Dios a la multitud de situaciones difíciles de nuestro mundo roto y herido. Este amor engendrado por el Espíritu permitirá al pueblo de Dios superar las fronteras de la cultura y el idioma. El Espíritu nos ayudará a superar nuestros prejuicios innatos y a amar a otros que son muy diferentes de nosotros. Tras la venida del Espíritu Santo, vemos a Pedro y Juan sirviendo a los samaritanos recién convertidos, cuando un tiempo antes estaban dispuestos a destruir toda una aldea samaritana. En el libro de Hechos, vemos a la primitiva comunidad de Jerusalén preocupada por los pobres y trabajando en favor de ellos, como se preveía en la original Fiesta de las Semanas, arraigada en la declaración de Jesús en Nazaret.[10]

Que el Espíritu Santo nos encuentre servidores fieles, para que la vida de Dios se difunda entre nosotros y a través de nosotros y llene la tierra, como las aguas cubren el mar.

Endnotes

  1. Gn 1:2; Jn 1:1-14; Col 1:15-17.
  2. Jer 31:33; Ez 37:14; 2Co 3:3.
  3. 2Co 1:20-22; Mr 1:15; Lc 4:43.
  4. Lc 3:16; 24:49; Hch 2:1-4.
  5. Jl 2:28; Jn 7:37-39.
  6. Ez 37:11-14; Hch 2:38-41; Lv 23:15-22; Lc 1:35; Hch 2:1-4
  7. Nm 11:29; Hch 1:8, 14; 2:33, 39;
  8. Jn 12:32; 15:26; 16:8-11; 1Co 2:2; Hch 4:31; 5:42.
  9. 1Ts 5:19-22.
  10. Ro 5:5; 1Jn 4:16; 1Ts 4;9; Hch 8:14-17; Lc 4:14-21; 9:51-56; Lv 23:22; Hch 2:44-45; 4:32-35.

Jacob Cherian es profesor de Nuevo Testamento y decano de la facultad de Centre for Global Leadership Development (anteriormente Southern Asia Bible College), donde forma parte del profesorado desde 1987. Su especialidad académica es el Nuevo Testamento, con especial atención a estudios paulinos. A Jacob le apasiona ver cómo las iglesias alcanzan madurez con una comprensión integral de la fe bíblica y se implican en la misión integral. Es licenciado de Jabalpur University, BD de Southern Asia Bible College, ThM de Regent College de Vancouver y doctor de Princeton Theological Seminary.