Aunque el siglo XXI tiene solo 20 años, el cambio ya es el sello distintivo de la escena eclesiástica del Reino Unido. Antes de 2000, la evaluación general de la iglesia se resumía en una palabra: «Declinación». Si bien algunos seguirían utilizando esa palabra hoy, una mirada por debajo de la superficie cuenta otra historia.

En los últimos 50 años, el panorama se resume fácilmente en el siguiente gráfico, donde el año 2025 es una estimación:

Número de miembros de la iglesia del Reino Unido entre 1975 y 2025 in millones

Presbiterianos Presbiterianos Anglicanos Iglesias no institucionales

La tendencia general es clara. Los anglicanos han visto caer todos sus indicadores básicos, ya sea Padrón Electoral, Asistencia Dominical Habitual o Asistencia Semanal Media. En 2012, se introdujo un nuevo indicador, Comunidad de Adoración, que cuenta todas las personas asociadas a una iglesia en particular. Si bien aumentó entre 2012 y 2015, ha disminuido lentamente desde entonces, aunque sigue abarcando a 1,1 millones de personas, indicando que la iglesia está en contacto activo con el 2% de la población.

La iglesia católica romana ha visto caer sus cifras de Asistencia a Misa, en parte por los escándalos de abusos, pero también por la escasez de sacerdotes, a pesar de la exigencia de continuar hasta los 75 años. La iglesia presbiteriana, mayormente la Iglesia de Escocia, es la que más ha disminuido, en parte porque algunas iglesias se han ido debido a la teología cambiante y a otras tensiones internas.

Aunque el siglo XXI tiene solo 20 años, el cambio ya es el sello distintivo de la escena eclesiástica del Reino Unido

Estas tres grandes iglesias institucionales formaban tres cuartas partes, el 74%, del total de 6 millones de miembros de la iglesia en 2000, casi exactamente el 10% de la población del Reino Unido de entonces. Veinte años después, en 2020, esos mismos tres grupos formaban solo el 64% del total, un descenso a 4,8 millones, el 7,1% de la población. Esto dice algo del aumento de las denominaciones fuera de las muy grandes.

Los tres grupos institucionales tienen denominaciones similares más pequeñas que son contadas dentro de ellos. Los anglicanos incluyen la Iglesia Libre de Inglaterra (Free Church of England), por ejemplo, y la más reciente, la Misión Anglicana en Inglaterra (Anglican Mission in England, con números pequeños en su sitio web en 2020, pero que espera haber iniciado 250 iglesias para 2050). Los católicos romanos iniciaron un sinfín de capellanías para extranjeros (35 solo en la diócesis de Westminster) que atienden a inmigrantes de países católicos, y hay otras 15 denominaciones presbiterianas más pequeñas incluidas con la Iglesia de Escocia.

Los tres grupos denominacionales de anglicanos, católicos y presbiterianos, incluidas las denominaciones más pequeñas dentro de cada uno, constituyen el 64% del total de miembros de la iglesia. Sin embargo, ¡el número total de todas las denominaciones mayores y menores de estos grupos representa solo una quinta parte, el 21%, de la gran cantidad de denominaciones que existen en el Reino Unido.

Disminución de grupos denominacionales entre 2000 y 2020

Bautistas

-26%


Metodistas

-50%


Hermanos Abiertos

-23%


Hermanos Exclusivos

-34%

Las iglesias no institucionales

El cuarto grupo del gráfico, las iglesias no institucionales, es, sin embargo, muy significativo. Un examen minucioso muestra que ha estado creciendo desde principios de siglo aproximadamente. Hay seis grupos denominacionales dentro de él, tres en declinación (bautistas, metodistas e independientes) y tres en crecimiento (ortodoxos, que se considerarían institucionales en algunos países, pentecostales y denominaciones más pequeñas).

Los grupos denominacionales en declinación

Los bautistas han declinado una cuarta parte, 26%, en los 20 años que van de 2000 a 2020, y los metodistas exactamente la mitad, 50%. En contraste, los independientes crecieron entre 2000 y 2010 (de 355.000 a 395.000), pero han vuelto a disminuir (a 358.000 en 2020) a donde estaban en 2000. ¿Por qué el crecimiento anterior de los independientes en este siglo se ha perdido en los años más recientes? Este grupo incluye a las iglesias congregacionales, la mayor de las cuales son de Annibynwyr (Unión de Independientes Galeses), que ha visto reducido su número a la mitad desde 2000, a 17.500 en 2020. Los independientes también incluyen a los Hermanos Cristianos (Christian Brethren), cuyos dos grupos han disminuido: los Hermanos Abiertos (Open Brethren), 23%, a 59.000 en 2020, y los Hermanos Exclusivos (Exclusive Brethren), 34%, a 13.000. Además, los independientes incluyen a las numerosas iglesias nuevas, como se las llamó, formadas por corrientes como Vineyard, Newfrontiers, Salt and Light, Pioneer, Ichthus y otras. Entre 2000 y 2010 crecieron en conjunto de 46.000 a 69.000, pero desde entonces han disminuido a 61.000, principalmente porque sus iniciativas de creación de iglesias, que habían sido su principal medio de crecimiento, se estancaron.

Las iglesias ortodoxas han tenido una historia bastante turbulenta en los últimos 50 años.

Los tres grupos denominacionales en crecimiento

En primer lugar, las iglesias ortodoxas han tenido una historia bastante turbulenta en los últimos 50 años. La mayor del Reino Unido, la Iglesia Ortodoxa Griega, que representa las cuatro novenas partes, el 44%, del total de los miembros ortodoxos del Reino Unido, que son 480.000, creció entre 1975 y 2000, pero desde entonces se ha mantenido estática. La Iglesia Ortodoxa Rusa creció muy rápidamente desde 1975 (3.000 en el Reino Unido) a 40.000 en el año 2000, y se duplicó con creces (a 90.000) en 2020. Pero con la legislación de la UE que permite la entrada de rumanos en el Reino Unido en 2008, el número ha crecido desde la cifra oficial del Censo de Población de 83.000 rumanos en el Reino Unido en 2011 a unos estimados 430.000 en 2019.[1] La edición de 2020 de World Christian Encyclopedia dice que el 89% de los rumanos son ortodoxos, y aunque solo unos pocos de ellos serán en la realidad miembros activos de la iglesia mientras se encuentren en el Reino Unido, el número es lo suficientemente grande como para que se estime que 103.000 son miembros de iglesia, aunque solo un 3% asiste a ella. Todos ellos forman parte de las iglesias ortodoxas, en total el 90% de todos los ortodoxos del Reino Unido; los ortodoxos orientales son la mayoría del resto. Si bien entre 2000 y 2020 se han iniciado 100 nuevas iglesias ortodoxas, su principal crecimiento ha consistido en el crecimiento de las congregaciones existentes.

Crecimiento pentecostal entre 2000 y 2020

2.5-
4.2K

congregaciones

En segundo lugar, las iglesias pentecostales en el Reino Unido han explotado en los últimos 20 años, pasando de 2.500 congregaciones en 2000 a 4.200 en 2020. Sin embargo, un observador clave, el Dr. Joe Alfred, antiguo responsable de relaciones multiculturales de Churches Together in England, considera que podría haber literalmente miles más sin contar, el doble de la cifra que se acaba de dar. El inicio de nuevas iglesias se vio especialmente en Londres, ¡donde 1.000 congregaciones en 2005 se convirtieron en 1.450 en 2012! ¡La asistencia a las iglesias pentecostales en Londres en 2012 fue el 62% del total de la asistencia pentecostal en Inglaterra ese año! Muchas de ellas son iglesias negras.[2]

La plantación de iglesias ha sido especialmente apoyada por Redeemed Christian Church of God (Iglesia de Dios Cristiana Redimida, RCCG), una importante denominación internacional que comenzó en Nigeria en 1952 y llegó al Reino Unido en 1993, con 865 iglesias iniciadas para 2020.[3] RCCG llama a sus iglesias “parroquias”, utilizando esencialmente el mismo modelo que las iglesias institucionales: usted vive cerca de nosotros, ¿por qué no se nos une?

Denominaciones más pequeñas por número de miembros

Ejército de Salvación

31K


Adventistas del Séptimo Día

38K


Luteranos

34K


Cuáqueros

13K


iglesias de la diáspora

46K

El sector pentecostal, sin embargo, no se limita a las grandes denominaciones como RCCG (algo más de 72.000 asistentes), Elim Pentecostal (algo menos de 72.000) y las Asambleas de Dios (48.000), las tres más grandes, seguidas de Hillsong (tal vez 17.000), sino que incluye literalmente cientos de iglesias individuales totalmente independientes, invariablemente negras, o grupos muy pequeños (¿denominaciones?) de tres o cuatro iglesias. Y están iniciando nuevas iglesias en cada uno de los cuatro países constituyentes del Reino Unido. En muchas de estas congregaciones hay entusiasmo, impulso centrado en el evangelio y voluntad de ayudar y servir. [4]

En tercer lugar, otro gran grupo denominacional que está creciendo es el de las Denominaciones Menores, el mayor de los cuales fue el Ejército de Salvación, enorme a principios del siglo XX (170.000 en 1930) pero con unos 31.000 miembros en 2020, y por detrás de los Adventistas del Séptimo Día con 38.000 asistentes en un sábado normal. El grupo incluye a los luteranos (16 pequeñas denominaciones), que suman 34.000, los cuáqueros, con 13.000, y las numerosas iglesias de la diáspora, o iglesias nacionales de ultramar, con 46.000 miembros en total en 2020.

La diáspora incluye iglesias asiáticas, europeas, indias y muchas otras. En conjunto, es este grupo de iglesias de Denominaciones Menores el que está creciendo, y la razón es simplemente (en su mayoría) que las iglesias evangélicas responden a las necesidades de las avalanchas de inmigrantes que llegan al Reino Unido.[5] El crecimiento se ve principalmente en la expansión de las congregaciones existentes, más que en el inicio de otras nuevas. Esta atención a los que vienen del exterior es algo que se autopropaga. [6]

Iglesias en crecimiento

El crecimiento de iglesias también se observa cuando líderes (a menudo étnicamente blancos) inician nuevas iglesias en «lugares necesitados». La mayoría de ellas son evangélicas.[7] Hay muchas organizaciones que participan en la plantación de iglesias, y muchas iglesias grandes que participan en iniciar o ayudar a transformar congregaciones existentes, como Holy Trinity, Brompton (HTB), que ha ayudado a renovar más de 50 iglesias, generalmente en el centro de la ciudad.[8]

Entre 2015 y 2020, se iniciaron unas 880 iglesias en el Reino Unido,[9] frente a lo cual hubo 1.900 cierres de iglesias, 540 de ellas metodistas, pero hubo cierres en todos los grupos denominacionales. De ahí que el crecimiento se vea compensado por la declinación.

La iglesia post-COVID

Lo anterior describe la iglesia como era a principios de 2020. El confinamiento comenzó en marzo de ese año, así que ¿qué ocurrirá en el futuro después del confinamiento? La iglesia en su conjunto ha tenido que pasar por una experiencia de aprendizaje muy rápida, y la curva para algunos ha sido muy empinada.

Muchas iglesias han recurrido a la retransmisión en directo o a la reproducción de vídeos pregrabados de los servicios, ya sea a través de Zoom, YouTube o una serie de mecanismos similares. Como comentaba el periodista Tim Wyatt en el número de marzo de 2021 de la revista Christianity, “lo que nos habría llevado diez años en tiempos normales —ponernos al día con la revolución digital— ocurrió en un año”.

Ha habido muchos informes de personas desconocidas por una iglesia existente que se han unido viendo un culto particular.[10]

Algunos de estos espectadores «desconocidos» serán feligreses que están probando una iglesia diferente y no personas nuevas que no asisten a la iglesia. También se desconoce la proporción de estos últimos, pero ha habido informes de personas que han llegado a la fe.[11]

A esto se suma el hecho de que muchas personas mayores, y quizás especialmente las que se encuentran en residencias de ancianos, habrán encontrado la conveniencia de asistir en sus propias habitaciones con una taza de té en lugar de viajar a la iglesia para sentarse en un asiento duro.[12] Por otro lado, habrá otros, especialmente entre los ancianos, que no son conocedores de la tecnología y estarán encantados de volver a los cultos reales.

En el momento de escribir estas líneas, la pandemia se ha cobrado la vida de casi 130.000 personas. En 2020, el 4,9% de la población asistía a la iglesia. Ese porcentaje aplicado a las muertes por pandemia significa que habrán muerto unos 6.000 asistentes a iglesias.[13]

Los comentarios anteriores se refieren a adultos, y las proyecciones de su impacto en la vida eclesiástica después del COVID sugieren pérdidas relativamente pequeñas de quienes tienen entre 20 y 60 años, pero probablemente pérdidas mucho mayores (en personas que no regresan) entre personas de mayor edad (quizás un 30%). ¿Y los jóvenes? Tim Wyatt afirma que este es un ámbito en el que muchas iglesias han salido perdiendo.[14]

Por otro lado, durante el confinamiento muchas iglesias han participado muchísimo en acción social, con bancos de alimentos, servicios de asesoramiento, entrega de recetas y comestibles, contacto con personas solas, etc. Este florecimiento de servicios podría dar lugar a nuevas áreas de servicio para iglesias locales, pero se desconoce hasta qué punto podrían llevar a la evangelización, la asistencia a la iglesia y el crecimiento.

La vida de iglesia sigue teniendo muchos puntos fuertes. Las iglesias han recibido un duro golpe en las últimas décadas, pero las oportunidades posteriores al COVID están por delante. Tal vez la palabra «oportunidad» caracterice a la próxima década.

 

Notas

  1. Non-British Population in the UK, Office for National Statistics, 2015 to 2019, http://www.ons.gov.uk.
  2. Why their growth? ‘Mission is more important than justice’, explained Dionne Gravesande, then of the Afro-Caribbean Evangelical Alliance.
  3. This growth has been greatly encouraged by the Head of their UK Executive Council, Pastor Agu Irukwu, leader of the Jesus House for All Nations Church in Brent, London with over 4,000 on a normal Sunday. In 2015 they had 188 churches in London; by 2018 they had 214, according to their website. Their basic aim is to have a church ‘within 5 minutes travel distance’ (by walking or by car) of where people live (in their case, mostly Nigerians).
  4. A few have their own buildings, a few meet in their own homes, but the majority either hire a room to meet (often in a local pub) or hire/borrow a local church where they can worship, often led by someone in their 30s or 40s working part-time and pastoring/preaching part-time.
  5. Many settle in England, which is why this group is growing in England but not in the UK’s other three countries.
  6. If someone comes to the UK to work from, say, Croatia, who struggles with English from Monday to Saturday, they are very likely to go to a Croatian church which speaks Croatian on a Sunday, even if they did not attend church when they lived in Croatia!
  7. Some are started by an individual or small group (43%), or are a planned offshoot from an existing congregation (30%), or are an initiative by a denomination (19%) or other ways (8%), quoting the results from the 2012 London Church Census (in a book called Capital Growth).
  8. The initial congregation of a newly started (non-HTB) church has on average about 28 people, and often doubles over the first 5 years. Half their leaders are full-time, and the leader of a new church is usually younger than leaders of existing churches (46 years to 54 years). The annual budget initially is about £25,000, or say £1,000 per member. The results of such planting are enormously hard work, but when leaders were asked if they would do it again, 97% said ‘YES’! These churches are across all denominations, including the declining groups.
  9. Of which 400 were Pentecostal, 240 Independent, 120 Smaller Denominations, 80 Catholic, 20 Orthodox, 10 Anglican and 10 Presbyterian.
  10. These numbers are not widely known but percentages like 20%, 50% or even 100% have appeared in write-ups of services. How long these people actually stay to watch a particular service, or whether they listen to the talk/sermon, is not known.
  11. Listening to a service in the comfort of one’s home is far less intimidating than entering a church and a new situation, and some viewers may well prefer to continue to view rather than physically attend. This is therefore an argument for continuing streamed services in some way.
  12. They too would prefer to continue with streamed services, even if they miss the companionship and friendship of church fellowship. Whether such is a biblical reaction is another matter!
  13. While that is a huge loss, spread across the 45,000 active congregations in 2020 in the UK will mean it will not have a large impact on many congregations, except some of the smaller, elderly congregations found mostly in the countryside.
  14. Some with youth workers have managed to provide regular YouTube or video presentations, some churches have run Bible Studies for teenagers over Zoom (‘greatly enjoyed’, said one participant known to the writer), but smaller or middle-sized churches (of which there are thousands) without that kind of support and encouragement may find it very difficult to get their young people back. ‘A large drop-off in adolescents engaging with church would only exacerbate plummeting church attendance figures.’

Photo credits

Photo by Alexander Watts on Unsplash

Photo by Joseph Pearson on Unsplash

El Dr. Peter Brierley es estadístico y ex catalizador de Lausana para Investigación e Información Estratégica. Lleva más de 50 años recopilando y analizando estadísticas eclesiásticas y actualmente trabaja como consultor de iglesias.