Available in: English | Français | Português | Español |

Vistos desde fuera, los países europeos parecen tener mucho en común: una historia compartida de guerras, alianzas y comercio que han servido para dividirlos y unirlos; un amplio intercambio cultural que se ha extendido durante un periodo de más de dos mil años; y cierta mentalidad, visión del mundo o “espíritu” europeo.

debemos tratar a Europa como a cualquier otro contexto misionero.

Pero también existe una extraordinaria diversidad entre las regiones de Europa, entre un país y otro, entre regiones de un mismo país e incluso entre barrios de una misma ciudad. Por eso, cuando se trata de la misión cristiana, debemos tratar a Europa como a cualquier otro contexto misionero. Debemos esforzarnos para comprender la cultura local si realmente queremos comunicar y encarnar el evangelio de Jesús.

Tres mitos sobre Europa

Los europeos y los no europeos suelen hacer grandes suposiciones sobre la condición espiritual de Europa. Yo sostengo que hay tres mitos comunes sobre Europa.


Mito nro. 1: Europa es cristiana.

El primer mito es que Europa aún es “el continente cristiano”. Esta idea se ve apoyada por la impresión de cruces e iglesias visibles por todas partes. Siguen figurando cruces en las banderas de más de una docena de países y territorios de Europa.

No hace falta decir que el impacto del cristianismo en la cultura europea es enorme y, como ha argumentado convincentemente el reciente libro del historiador Tom Holland, Dominion: The Making of the Western Mind, el cristianismo tiene un impacto duradero en todo, desde nuestros conceptos de la ley y los derechos humanos hasta el propio laicismo. Los musulmanes ciertamente ven a Europa como cristiana, al igual que muchos cristianos del mundo mayoritario cuyas iglesias fueron fundadas por misioneros europeos, hasta que la visitan y rápidamente se dan cuenta de que dista de la verdad.


Dominion: The Making of the Western Mind by Tom Holland

Los datos de la última edición de la Encuesta de Valores Europeos (EVS 2017-20) indican que el 61% de los suecos, el 53% de los holandeses, el 51% de los británicos y noruegos y el 50% de los checos dicen no creer en Dios. En cuanto a la asistencia a la iglesia, solo uno de cada veinte suecos, noruegos y finlandeses acude un domingo determinado, y uno de cada cuarenta daneses. El 63% de los franceses, el 61% de los checos y el 60% de los británicos no asisten nunca a un servicio religioso.

Han sido necesarios más de trescientos años, pero poco a poco Europa se ha transformado, como dice el filósofo Charles Taylor en A Secular Age, “de una sociedad en la que la creencia en Dios (era) indiscutible y, de hecho, no problemática, a otra en la que se entiende como una opción entre otras, y a menudo no la más fácil de abrazar”.


Mito nro. 2: Europa es atea.

El segundo mito es que Europa se ha secularizado tanto que la mayoría de los europeos son prácticamente ateos: viven como si Dios no existiera.

menos del

15%

de la población se declara “ateo convencido”

Ciertamente, este punto de vista se ve respaldado por la popularidad en los medios de comunicación de famosos ateos como Richard Dawkins, que sostienen que la religión no solo es disparatada, sino peligrosa. Y, curiosamente, muchos misioneros del Mundo Mayoritario parecen haber aceptado este mito como verdadero, ya que ellos también proclaman que van a llevar el evangelio al continente secular.

Pero esto también es un mito. Con la excepción de Francia (23%) y Suecia (19%), en todos los demás países europeos menos del 15% de la población se declara “ateo convencido”. Incluso en los países más laicos, una de cada seis o siete personas ora al menos una vez a la semana: Chequia (15,1%), Suecia (15,7%) y Dinamarca (13,5%).

Además, hay estudios que han demostrado que el cristianismo sigue siendo la “identidad” religiosa dominante de la mayoría de los europeos. Puede que se trate de un cristianismo cultural o nominal, pero la idea de que todos los europeos son ateos sencillamente no está respaldada por los datos. Es un mito.


Mito nro. 3: Europa es poscristiana.

El tercer mito es que Europa es ahora completamente poscristiana.

Para muchos en los medios de comunicación, esta es su suposición operativa: que Europa ha dejado atrás su singular herencia cristiana y que ahora se ha vuelto completamente pluralista en lo que respecta a la religión y cada vez más arreligiosa, ya que cada vez más personas se autoidentifican como “ningunos”, es decir, cuando se les pregunta por su religión en cuestionarios, simplemente responden “ninguna de las anteriores”. No tienen religión.

deberíamos celebrar el fin de la cristiandad histórica

Pero estos no son los únicos que sostienen que Europa es poscristiana. En los últimos treinta años, misiólogos cristianos como Alan Hirsch y Michael Frost en The Shaping of Things to Come y Stuart Murray en Post-Christendom han argumentado que, en lugar de lamentar la desaparición de las formas institucionales de la iglesia, deberíamos celebrar el fin de la cristiandad histórica y todos los abusos de poder, riqueza y prestigio que se asocian a ella. Sostienen que la iglesia europea haría bien en dejar atrás las formas de iglesia de la cristiandad de antaño y adoptar otras formas más “misionales” que no dependan de encuentros atractivos en edificios de iglesia tradicionales.

Articulo

Cómo alcanzar al creciente número de personas no religiosas en el mundo

Una exégesis misiológica de las recientes tendencias demográficas

Tanto los periodistas seculares como los misiólogos poscristianos están demasiado dispuestos a descartar lo que Dios está haciendo en las iglesias establecidas y quizás son demasiado lentos para apreciar que, fuera de los reflectores, se está produciendo una extraordinaria reevangelización de Europa.

Podemos identificar tres dimensiones de esta reevangelización. En primer lugar, han surgido dinámicas plataformas nacionales de plantación de iglesias en más de la mitad de los países de Europa. En segundo lugar, movimientos de avivamiento y discipulado entre las generaciones jóvenes están explorando formas creativas de llegar a la juventud secularizada de Europa.

Y, en tercer lugar, el tema en el que me centraré en el resto de este artículo: la migración a Europa de millones de cristianos del Mundo Mayoritario en los últimos 50 años. Esta nueva realidad espiritual es un reto rotundo al mito de la Europa poscristiana. Como suele decir un amigo mío Europa no es poscristiana, sino preavivamiento.

Retos y oportunidades de las iglesias de la diáspora en Europa

Como ha hecho a lo largo de la historia, Dios está utilizando a personas en movimiento para reevangelizar el continente europeo.

En los últimos treinta años, emigrantes latinoamericanos han plantado cientos de iglesias en España, Portugal y otros países. Es difícil encontrar una gran ciudad europea que no tenga una gran congregación de habla hispana y/o brasileña.

Dios está utilizando a personas en movimiento para reevangelizar el continente europeo.

Cristianos asiáticos también han plantado iglesias allí donde han emigrado. Según Chinese Overseas Christian Mission, hay 347 iglesias chinas en Europa: 167 en el Reino Unido, 31 en Italia, 28 en España, 27 en Francia y 23 en Alemania. Su lista de iglesias incluye al menos una congregación en 22 países europeos diferentes. Esto es solo una parte del total, y son solo los chinos. Los coreanos, filipinos, tamiles y muchos otros no han sido menos laboriosos.

Pero son las iglesias de África negra las más numerosas. Las iglesias pentecostales iniciadas por africanos se cuentan por miles solo en Gran Bretaña. Harvey Kwiyani ha escrito que Redeemed Christian Church of God tiene hoy más de 750 congregaciones y sigue plantando 25 nuevas iglesias en Gran Bretaña cada año. Si una ciudad europea tiene una población africana significativa, es casi seguro que habrá una iglesia de la diáspora africana, aunque los cristianos locales no sean conscientes de ello.

Esta nueva realidad es una gran oportunidad para Europa, pero también un gran reto. Porque no podemos escapar a la incómoda verdad de que la presencia de miles de iglesias del Mundo Mayoritario en Europa no está teniendo el impacto que debería, porque muchos de los líderes de las iglesias no pueden o no están dispuestos a adaptar sus iglesias a la cultura y el contexto. Como me dijo recientemente un líder de chino: “Las iglesias chinas de la diáspora son como hermosas flores que han sido plantadas en suelo europeo, pero se han olvidado de quitar la maceta”.

Artículo

Relaciones entre iglesias de inmigrantes y mayoritarias en occidente

¿Mundos separados o puentes sobre aguas turbulentas?

La comunicación del evangelio cristiano a lo largo de la historia siempre ha implicado la traducción a la lengua vernácula. Por lo tanto, como argumentó convincentemente Lamin Sanneh en Translating the Message, en cada situación el evangelio debe encontrar su propia voz dentro de la cultura anfitriona. Eso era cierto cuando el evangelio se llevaba de Europa al Mundo Mayoritario y es igual de cierto hoy en día, cuando ese flujo se ha invertido. Pero esto no es solo un reto para las iglesias de la diáspora. De modo similar, los líderes de las iglesias europeas no han querido o no han sabido cómo ayudar a los cristianos de la diáspora a llegar a la población local.

Ambas partes de la iglesia en Europa, las iglesias de la diáspora y las iglesias europeas autóctonas, deben hacer más para construir puentes de comunicación y colaboración. Como he dicho en otro lugar, “el futuro de la iglesia en Europa bien puede depender de la aparición de un verdadero cristianismo intercultural europeo”.

La visión de Lausana Europa

La colaboración en la misión es la voluntad de Dios para su pueblo.

La colaboración en la misión es la voluntad de Dios para su pueblo. Las cartas del Nuevo Testamento están llenas de pruebas de ello. Y por eso existe Lausana Europa: para encender, fomentar y facilitar la colaboración en la misión de Dios en Europa. Encender una visión de lo que es posible si trabajamos juntos; fomentar que los líderes, hombres y mujeres, jóvenes y no tan jóvenes, europeos nativos y nuevos europeos, los que ministran en las iglesias y los que ministran en el mundo del trabajo, colaboren juntos; y facilitar iniciativas de colaboración que “den testimonio de Jesucristo y de toda su enseñanza en cada nación, en cada esfera de la sociedad y en el mundo de las ideas” (CCC).

La tarea es enorme, pero Lausana Europa tiene un papel que desempeñar en el fomento de las conexiones y la colaboración entre todos aquellos que buscan compartir el evangelio con esta generación de europeos.

Nota: Una explicación más completa de los temas de este artículo puede encontrarse en el informe Europe 2021.

Jim Memory es director regional de Lausana Europa y director de Asociaciones Internacionales de European Christian Mission.