Available in: English | Français | 한국어 | Português | Español |

Persecución de cristianos es cualquier hostilidad experimentada por parte del mundo como resultado de la identificación de una persona como cristiana. Desde el acoso verbal hasta sentimientos, actitudes y acciones hostiles, los cristianos de zonas con severas restricciones religiosas pagan un alto precio por su fe. Palizas, tortura física, confinamiento, aislamiento, violación, castigos severos, encarcelamiento, esclavitud, discriminación en la educación y el empleo y aun la muerte son solo algunas de las formas de persecución que experimentan a diario. Según Open Doors, un ministerio internacional que sirve a cristianos perseguidos en todo el mundo, solo en el último año ha habido:

Más de 360 millones de cristianos viviendo en lugares donde experimentan altos niveles de persecución y discriminación

5.898 cristianos asesinados por su fe asesinados por su fe

5.110 iglesias y otros edificios cristianos atacados

6.175 creyentes detenidos sin juicio, arrestados, condenados o encarcelados

3.829 cristianos secuestrados[1]

Nigeria es uno de los lugares más difíciles para ser cristiano en el mundo contemporáneo.

Nigeria en los ojos del mundo

Open Doors describe a Nigeria como uno de los lugares más difíciles para ser cristiano en el mundo contemporáneo. En 2015, hubo 4.028 asesinatos y 198 ataques a iglesias que Open Doors pudo registrar. Las cifras registradas el año anterior fueron 2.484 asesinatos y 108 ataques a iglesias. Se estima que los 30 millones de cristianos en el norte de Nigeria constituyen la mayor minoría en un entorno mayoritariamente musulmán y corren el riesgo de sufrir persecuciones violentas. Según el informe, “durante décadas, los cristianos de la región han sufrido marginación y discriminación, así como violencia dirigida”.[2] El obispo católico Matthew Hassan Kukah, en su homilía en la misa de funeral del seminarista Michael Nnamdi en Good Shepherd Seminary, Kaduna, describió el norte de Nigeria como “un gran cementerio, un valle de huesos secos, la parte más desagradable y brutal de Nigeria”.

2,484

asesinatos en 2014

108

ataques a iglesias en 2014


4,028

asesinatos en 2015

198

ataques a iglesias en 2015

En 1966, las Naciones Unidas elaboraron el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), además de la Declaración Universal de Derechos Humanos. El artículo 18 del PIDCP se centra en cuatro elementos de la libertad religiosa. Nigeria no solo es signataria del tratado, sino que el espíritu de este acuerdo también está arraigado en la constitución del país. Pero la realidad sobre el terreno demuestra lo contrario. Según THISDAYLive del 4 de febrero de 2017, “La Cámara de Representantes de los Estados Unidos se refirió a Nigeria como el lugar más peligroso para los cristianos en el mundo y señaló que la impunidad de los responsables de la matanza de cristianos en el país ‘parece ser generalizada’”.[3] World Watch List 2022 de Open Doors sitúa a Nigeria en el séptimo lugar entre los 50 países donde los cristianos enfrentan persecuciones extremas o muy altas. Según el estudio, hay más persecuciones de cristianos en Nigeria que en Arabia Saudita, la sede espiritual del islam. De forma alarmante, Nigeria ocupa el cuarto lugar en la lista de persecuciones cristianas en África, por detrás de estados islámicos y totalitarios como Somalia, Libia y Eritrea.[4]

Persecuciones de cristianos en Nigeria y el papel del gobierno

La creciente inseguridad en Nigeria en los últimos años ha alcanzado un estado alarmante. Las ejecuciones extrajudiciales de ciudadanos inocentes y la destrucción gratuita de propiedades se han convertido en incidentes diarios. El gobierno nigeriano siempre afirma estar en control de la situación, pero la realidad dice lo contrario. Además de la violencia cometida contra vidas humanas por los grupos terroristas Boko Haram y Estado Islámico de la Provincia de África Occidental (ISWAP), el bandidaje, los raptos, los robos a mano armada, el sectarismo, los enfrentamientos entre comunidades, el robo de ganado, los enfrentamientos entre ganaderos y los secuestros se han convertido en algo habitual en Nigeria. Lamentablemente, el gobierno del presidente Muhammadu Buhari parece incapaz de hacer frente a esta crisis.

Hasta ahora, los dirigentes de la Asociación Cristiana de Nigeria (CAN) han denunciado las tácticas de los insurgentes de apuntar a cristianos y sus centros de culto. Pero el clamor llegó a su punto culminante tras la ejecución pública del reverendo Lawan Andimi y de un estudiante de la Universidad de Maiduguri, Daciya Dalep. Hasta su espantoso martirio, el 21 de enero de 2020, el reverendo Lawan Andimi era el presidente del área de gobierno local de Michika de la CAN, en el estado de Adamawa. Fue secuestrado durante aproximadamente una semana y se exigió un rescate de 800 millones de nairas (el equivalente a 2 millones de euros). El grupo insurgente Boko Haram decapitó cruelmente al clérigo de 58 años, incluso después de que los dirigentes de la CAN se ofrecieran a pagar un rescate de 50 millones de nairas (unos 128.000 euros). Para empeorar las cosas, sus ejecutores hicieron público el perturbador vídeo de su ejecución. Desde que vi ese vídeo, no puedo dejar de pensar en el trauma sufrido por su familia y sus allegados.

La creciente inseguridad en Nigeria en los últimos años ha alcanzado un estado alarmante. Las ejecuciones extrajudiciales de ciudadanos inocentes y la destrucción gratuita de propiedades se han convertido en incidentes diarios.

El espantoso vídeo provocó una protesta pública masiva sobre la persecución de cristianos en Nigeria. La dirección de la CAN declaró tres días de ayuno y oración contra la creciente ola de ataques a cristianos. El último día, cristianos y líderes de iglesias de todo el país llevaron a cabo una protesta pacífica para exigir al gobierno que asumiera su responsabilidad. Además de la CAN, muchas organizaciones locales, nacionales e internacionales, como Muslim Rights Concern, y personalidades como el pastor E. A. Adeboye y el sultán de Sokoto, condenaron el espantoso asesinato del reverendo Lawan Andimi y el empeoramiento de la inseguridad en toda Nigeria.

Northern Elders Forum, un grupo sociopolítico formado por eminentes personalidades del norte de Nigeria, también condenó el asesinato de cristianos. Esto es interesante, porque la mayoría de estas personas son musulmanas. El convocante de Northern Elders Forum, el profesor Ango Abdullahi, afirmó en un comunicado: “El actual gobierno dirigido por el presidente Muhammadu Buhari no ha logrado proteger a los ciudadanos de los incesantes ataques de bandidos y grupos terroristas”.[5] El grupo condenó la táctica de los insurgentes de atacar a cristianos y publicar sus ejecuciones. No obstante, hicieron un llamado a los líderes religiosos para que no sucumbieran a los esfuerzos de los insurgentes por incitar a los grupos religiosos a enfrentarse entre sí.

Lamentablemente, los ruegos para que el gobierno de Buhari actúe con mayor firmeza en este asunto parecen haber caído en saco roto. Por ejemplo, el asesor especial del presidente Buhari en materia de medios de comunicación y publicidad, el Sr. Femi Adesina, rechazó la declaración atribuida a Northern Elders Forum sobre el asesinato selectivo de cristianos en Nigeria, afirmando que su posición estaba motivada por “el odio al presidente Muhammadu Buhari”.[6] El Sr. Femi Adesina había sido cuestionado por defender ciegamente las acciones del presidente Muhammadu Buhari y su administración. Uno de esos cuestionamientos vino de Aisha Yesufu, una musulmana devota y co-convocante de un grupo de defensa conocido como Bring Back Our Girls (BBOG), que publicó un vídeo[7] en el que cuestionaba la afirmación de Femi Adesina de que los asesinatos se habían reducido durante el gobierno de Buhari en comparación con el anterior gobierno del presidente Goodluck Jonathan.[8] Este tipo de comentarios defensivos es lo que reciben los nigerianos cuando dicen la verdad al poder, especialmente en asuntos tan delicados como la seguridad pública de todos los ciudadanos, cristianos o no.

Independientemente de los casos concretos, en la escalada de secuestros y asesinatos no se puede dejar de percibir un esfuerzo sistemático por refrenar la presencia pública del cristianismo en Nigeria.

El asesinato gratuito de cristianos por parte de grupos insurgentes no ha cesado. Tras la protesta de Andimi y Dalep, cuatro seminaristas de Good Shepherd Major Seminary en Kakau, estado de Kaduna, fueron secuestrados por hombres armados. Tres de ellos fueron liberados al cabo de unos días, mientras que el cuarto miembro, Michael Nnadi, fue encontrado muerto el 1 de febrero de 2020. Ese mismo día se encontró el cadáver de la Sra. Bola Ataga en Sabon Tasha, después de que ella y sus dos hijas (de 8 y 3 años) fueran secuestradas el 24 de enero de 2020 y pasaran siete días en cautiverio. Los secuestradores exigieron a la familia un rescate de 120 millones de nairas. Las niñas fueron liberadas más tarde, pero no está claro si se pagó algún rescate. Estos son solo algunos de los numerosos casos de asesinatos selectivos dirigidos a cristianos en los últimos años.[9] Independientemente de los casos concretos, en la escalada de secuestros y asesinatos no se puede dejar de percibir un esfuerzo sistemático por refrenar la presencia pública del cristianismo en Nigeria.

¿Qué dice la Biblia sobre la persecución de los cristianos?

La persecución de los cristianos no es algo nuevo en la iglesia. Pedro y Juan ante el Sanedrín, Esteban, Pablo y Silas, Sadrac, Mesac, Abednego y Daniel son algunos ejemplos de creyentes que sufrieron a causa de su fe en Dios. Los cristianos fueron advertidos de que deben estar preparados para sufrir por el evangelio cuando surja la necesidad. La Biblia, sin embargo, advierte que el sufrimiento debe ser por causa de la justicia. En Juan 15:20, Jesús advierte a sus discípulos que si los que buscan el poder lo sometieron a él a persecución, ciertamente harán lo mismo con sus seguidores. En Juan 16, Jesús anima a sus seguidores a permanecer fieles a su fe. Insta a tener compasión de los perseguidores, pues parecen estar ciegos a la verdad, y en el último análisis, se insta a los discípulos a no temer a los que pueden matar el cuerpo pero no pueden matar el alma. En realidad, la recompensa final está en el cielo.

Por otro lado, como ciudadanos de un país en el que Dios nos ha colocado, buscamos el debido curso de la justicia, especialmente porque, si no lo hacemos, son los más vulnerables los que seguirán sufriendo bajo violentas persecuciones.

Pablo llega a desafiar radicalmente a los cristianos de Roma en Romanos 12:20-21 a actuar con benevolencia hacia sus perseguidores. “Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta”. Dicho esto, encontramos que cuando Pablo es atacado, utiliza la ley del país para buscar defensa, una defensa que se emplea para la causa de la difusión del evangelio. Apela a la máxima autoridad del país, al César, y mientras espera ver al César, difunde el evangelio en la corte imperial y en la cárcel; también crea un espacio para que la causa cristiana se escuche más lejos y más ampliamente en el momento y en la historia.

Esta perspectiva es muy importante para los cristianos. Por un lado, no debemos buscar la venganza, ya que ésta pertenece a Dios. Por otro lado, como ciudadanos de un país en el que Dios nos ha colocado, buscamos el debido curso de la justicia, especialmente porque, si no lo hacemos, son los más vulnerables los que seguirán sufriendo bajo violentas persecuciones.

Conclusión

Gideon Para-Mallam ha escrito sobre un tema similar y ha ofrecido recomendaciones perspicaces al respecto.[10] Estas son recomendaciones adicionales de mi parte:

  • Tanto si son cristianos como no cristianos los que son apuntados, todo el tejido de la sociedad está siendo desgarrado por este mal destructivo de secuestros, asesinatos y elevadas peticiones de rescate. Los líderes religiosos, los líderes cristianos, los líderes tradicionales y la comunidad cristiana en su conjunto son personas amantes de la paz y deberían unirse para denunciar el mal que está ocurriendo en Nigeria. Debemos utilizar todo lo que esté a nuestro alcance para denunciar la persecución de los cristianos en Nigeria. La iglesia debe seguir manteniendo al gobierno en alerta hasta que nuestra tierra se libre de la cruel ejecución de miembros inocentes del público en nuestro país.Los cristianos deben participar activamente en el activismo sociopolítico a todos los niveles. De lo contrario, se llevarán inadvertidamente la peor parte de la exclusión selectiva de los pasillos del poder. Los que ya están en posición de autoridad no deberían avergonzarse de denunciar las injusticias cometidas contra grupos religiosos y étnicos minoritarios.Los líderes de la Asociación Cristiana de Nigeria deben fomentar la unidad entre los cristianos de todo el país y evitar desviarse hacia conductas en el liderazgo que disminuyan la posición de la iglesia en asuntos serios.

    Por último, es urgente que más organizaciones confesionales internacionales se sumen a esta causa y que la comunidad internacional se comprometa a responder activamente ante las incesantes persecuciones de cristianos en Nigeria.[11]

Endnotes

  1. ‘World Watch List 2022,’ Open Doors, accessed February 15, 2022, https://www.opendoorsusa.org/christian-persecution/world-watch-list/.
  2. Jannella P, ‘Killing of Christians in Nigeria has increased by 62%,’ Open Doors, March 1, 2016, https://www.opendoorsusa.org/christian-persecution/stories/killing-of-christians-in-nigeria-has-increased-by-62/.
  3. Yemi Adebowale, ‘Nigeria “Cited Most Dangerous Place for Christians in the World”, Says US Congress’ in THISDAYLive, February 4, 2017, https://www.thisdaylive.com/index.php/2017/02/04/nigeria-cited-most-dangerous-place-for-christians-in-the-world-says-us-congress/.
  4. ‘World Watch List 2022,’ Open Doors, accessed February 15, 2022, https://www.opendoorsusa.org/christian-persecution/world-watch-list/.
  5. ‘Buhari Has Failed in the Vital Area of Improving Security – Northern Elders Forum,’ Channels Television, February 9, 2020, https://www.channelstv.com/2020/02/09/buhari-has-failed-in-the-vital-area-of-improving-security-northern-elders-forum/.
  6. Johnson Agbakwuru, ‘Northern Elders Forum Lacks Credible Membership,’ Vanguard, February 10, 2020, https://www.vanguardngr.com/2020/02/northern-elders-forum-lacks-credible-membership-%E2%81%A0-presidency/.
  7. Aisha Yusufu, ‘In 2015 Nigeria Was Not the Poverty Capital of the World,’ January 27, 2020, https://twitter.com/Turakies/status/1221806266894508032.
  8. Wale Odunsi, ‘Boko Haram: Femi Adesina Blasts CAN for Attacking Buhari Over Lawan Andimi’s Execution,’ Daily Post, January 24, 2020, https://dailypost.ng/2020/01/24/boko-haram-femi-adesina-blasts-can-for-attacking-buhari-over-lawan-indimis-execution/.
  9. ‘Nigeria,’ Open Doors, accessed February 11, 2020, https://www.opendoorsusa.org/christian-persecution/world-watch-list/nigeria/.
  10. Gideon Para-Mallam, ‘An Existential Threat to Christianity in Nigeria?’ Lausanne Global Analysis, July 2019, https://lausanne.org/es/contenido/aml/2019-07-es/una-amenaza-existencial-para-el-cristianismo-en-nigeria
  11. Nota del editor: Vea el artículo de Yousaf Sadiq “¿Cómo debemos responder a la persecución de los cristianos?” en el número de enero 2019 del Análisis Mundial de Lausana https://lausanne.org/es/contenido/aml/2019-01-es/como-debemos-responder-a-la-persecucion-de-los-cristianos.

Photo credits

Milice d’autodéfense Nigeria 2015‘ by VOA Public Domain

Photo by Tope. A Asokere on Unsplash

Photo by Aaron Burden on Unsplash

Babatomiwa M. Owojaiye es el pastor principal de First ECWA (Evangelical Church Winning All) en Ilorin, Nigeria. También es profesor e investigador del Centro de Investigación e Innovación de ECWA Theological Seminary en Igbaja, Nigeria. Es el director general de The Centre for Biblical Christianity in Africa, una iniciativa creada para contribuir a la profundización de las raíces del cristianismo bíblico en África y a la ampliación del impacto transformador del mensaje cristiano en la esfera pública. Babatomiwa tiene un doctorado en Cristianismo Mundial de Africa International University, en colaboración con University of Edinburgh.