Available in: English | Français | 한국어 | Português | Español |

El Análisis Mundial de Lausana (AML) se lanzó hace diez años[1] tras el Tercer Congreso de Lausana para la Evangelización Mundial, también conocido como Ciudad del Cabo 2010. Su objetivo era fortalecer la visión del Movimiento de Lausana, de que “toda la iglesia lleve todo el evangelio a todo el mundo” mediante una estrategia audaz, moldeada por una profunda reflexión misiológica, cultural y teológica.

Dos importantes ramas del Movimiento de Lausana, el Grupo de Trabajo de Teología y el Grupo de Trabajo de Estrategia, reflejan las prioridades compartidas por los dos grandes hombres que utilizó Dios para lanzar y dar forma al movimiento: Billy Graham, uno de los evangelistas más influyentes del mundo, un estratega, y John Stott, el prolífico escritor y predicador, un teólogo.

Tanto Graham como Stott creían que toda reflexión teológica debía expresarse en la actividad misionera, y que toda acción misionera debía tener una base teológica. Ambas cosas son inseparables.

Génesis

El AML fue diseñado para proporcionar un “grupo de mesa mundial” en el que participantes clave de Ciudad del Cabo pudieran continuar conversaciones después de dispersarse. Este fue un medio para ayudar a traducir la visión y las prioridades del Congreso, tal y como se articuló en El Compromiso de Ciudad del Cabo,[2] en un progreso transformador de la misión.

En nuestro mundo policéntrico, los interlocutores del AML debían comprender tres círculos de liderazgo e influencia:

1

Los catalizadores mundiales de Lausana y sus redes de colaboradores en la misión confluyeron por su experiencia en relación con uno de los compromisos del documento del Congreso.

2

Los doce directores regionales de Lausana aportarían la perspectiva regional sobre cuestiones mundiales y también ayudarían a difundir información, análisis y estrategias prácticas a los practicantes de sus respectivas regiones.

3

El Grupo de Trabajo de Teología y el Grupo de Trabajo de Estrategia trabajarían para asegurar que los ejecutores altamente motivados, que a menudo desarrollan grandes planes con un sentido de urgencia, llevaran a cabo sus estrategias de una manera que se caracterizara por la fidelidad bíblica y la integridad teológica.

Dos organizaciones mundiales, ambas con sede en Oxford, desempeñaron papeles importantes en el desarrollo del AML:

Oxford Centre for Mission Studies (Centro de Estudios Misioneros de Oxford, OCMS) fue el lugar donde yo (Doug) me dediqué a la investigación de doctorado durante todo el tiempo que dirigí el Movimiento de Lausana. Los seminarios de investigación semanales que reunían a estudiantes de doctorado de todo el mundo fueron para mí algunos de los debates más rigurosos y polémicos, pero siempre esclarecedores, sobre temas de misión que jamás había experimentado. Como centro de investigación, naturalmente tenía un fuerte sesgo hacia el lado teórico de la ecuación.

Oxford Analytica es una consultoría fundada por David Young. Su premisa de trabajo es que las buenas personas toman buenas decisiones cuando tienen buena información; y, a la inversa, las buenas personas toman malas decisiones cuando tienen información pobre o inadecuada. Oxford Analytica involucra a académicos de todo el mundo en los campos de la economía, la historia y la política para ofrecer un análisis diario sobre los principales asuntos nacionales, regionales y mundiales, ayudando a los tomadores de decisiones a comprender su importancia e implicaciones. Se mueve del mundo académico al mundo real de los negocios y el gobierno, donde hay que tomar decisiones importantes en tiempo real.

Los líderes de misiones, al igual que los líderes gubernamentales y empresariales, están sobrecargados de información. El ciclo de noticias de 24 horas al día, 7 días a la semana puede sepultarnos bajo información y datos. El AML está diseñado para proporcionar un análisis profundo combinado con una amplia perspectiva mundial para ayudar a los líderes de iglesias y de misiones a tomar decisiones estratégicas con la confianza de que están bien informados a nivel mundial, estratégico y teológico. A través del AML, hemos tratado de emular a los hombres de Isacar que eran “expertos en el conocimiento de los tiempos” (análisis, reflexión, teología) y “sabían lo que Israel tenía que hacer” (estrategia, involucramiento, práctica).

Aspectos distintivos del AML

Durante las discusiones iniciales, trabajamos con más detalle el propósito específico del AML: ofrecer análisis, información y perspectivas estratégicos y creíbles de una red internacional de analistas evangélicos para que los líderes cristianos estén equipados para la tarea de la evangelización mundial.

En otras palabras, nos propusimos ayudar a los líderes a hacer mejor su trabajo y ayudarlos en la toma de decisiones proporcionándoles un análisis de las tendencias y sucesos actuales y futuros que afectarán sus operaciones. Incluso si un artículo procedía de un contexto específico, pedíamos al autor que considerara las implicaciones para un público mundial.

A partir de ahí, desarrollamos un modus operandi y un estilo editorial distintivos que nos han servido durante los últimos 10 años. Estas son algunas de las características principales:

  • Producir periodismo analítico de alto nivel, no artículos académicos.
  • Tener siempre presente al lector, incluidos los que no leen artículos en su lengua materna.
  • Recabar periódicamente la opinión de los lectores.
  • Utilizar una prosa clara y concisa, frases cortas y la voz activa, y evitar el estilo académico.
  • Reducida cantidad de palabras (normalmente 1.800 como máximo) para adaptarse a lectores ocupados.
  • Centrarnos en responder a las preguntas clave de los lectores: ¿Qué está pasando? ¿Por qué ocurre? ¿Por qué es importante? ¿Qué ocurrirá después y por qué? ¿Cuál es la perspectiva a largo plazo? ¿Cuáles son las implicaciones políticas? ¿Cómo afectará esto mis operaciones (las de nuestro público)? ¿Hay respuestas posibles?
  • Asegurarnos de que los artículos tengan la mayor visión de futuro posible y sean lo más audaces posible en sus predicciones, sin perder rigor.
  • Traducir cuando los recursos lo permitan (el AML está ahora disponible en portugués, español, francés y coreano, además del inglés).
  • Mejorar la maquetación y el diseño y ofrecer infografías, etc., cuando los recursos lo permitan.

Un elemento clave ha sido el papel de nuestro Consejo Asesor Editorial, cuyos miembros nos han dado buenos consejos, ideas para artículos y acceso a sus redes de escritores potenciales. Como representantes de la iglesia mundial, también han ayudado a garantizar que nuestro enfoque siga siendo mundial y que no descuidemos regiones o temas ni caigamos en la trampa de un enfoque o perspectiva demasiado occidental. Lograr la diversidad de los miembros del consejo y de los autores colaboradores ha sido una prioridad desde el principio.

Una de las grandes cuestiones que hemos debatido a lo largo de los años es el equilibrio en los artículos del AML entre temas “externos” (el impacto en la misión y el ministerio de alguna tendencia o acontecimiento importante que ha aparecido en el mundo) y artículos “internos” centrados en nuevos acontecimientos o en nuevas ideas sobre el ministerio y la misión desde dentro del cuerpo de Cristo. Nuestros lectores, al ser encuestados, se han mostrado bastante divididos en esta cuestión. Ciertamente, la publicación de artículos internos nos ha ayudado a conectar mejor al AML con eventos, debates, foros, grupos temáticos y otras corrientes de contenido de Lausana en los últimos años. Por otro lado, los artículos externos fueron el principal impulso original del AML. Tenemos que seguir buscando el equilibrio.

Papel en el futuro

Mirando el contexto mundial de Lausana en los próximos 10 años, ¿cuál es el papel del AML? El Movimiento de Lausana ha anunciado recientemente que el Cuarto Congreso de Lausana para la Evangelización Mundial se celebrará en Seúl, Corea del Sur, en septiembre de 2024. El tema de este Congreso es “Una oportunidad para escuchar, reunirnos y actuar, juntos”. Como se explica en el anuncio:

La iglesia mundial se encuentra en un punto crítico en el que necesita considerar tanto su unidad como su testimonio en el mundo, mientras buscamos alcanzar la visión de ver que el evangelio llegue a cada persona, iglesias formadoras de discípulos para cada pueblo y lugar, líderes como Cristo para cada iglesia y sector, y la influencia del reino en cada esfera de la sociedad.[3]

“El futuro de la misión es policéntrico (de todos a todas partes), y toda la iglesia mundial, sea por denominaciones, geografía, edades, géneros o etnicidad, necesita trabajar en conjunto para llevar el evangelio a las naciones”, afirma Allen Yeh, profesor de estudios interculturales y misiología de Biola University.[4]

Los líderes de iglesias y de misiones mundiales deberían fomentar asociaciones interculturales mayores y más profundas, como las que existen entre iglesias y organizaciones misioneras del sur y del norte, así como asociaciones intergeneracionales. Las asociaciones interculturales e intergeneracionales solo funcionarán bien si se hace un fuerte énfasis en la relación, reflejando la mutualidad y la reciprocidad. Todos serán invitados al “grupo de mesa mundial”. El propósito es dar a cada participante la misma importancia en una discusión, permitiéndole contribuir con sus perspectivas e ideas libre y plenamente a la conversación. AML debe ser una parte clave de esto.

La intencionalidad es clave para que esto ocurra:

  • Existe una diversidad intencionada en cuanto a cultura, género y edad en la composición del Consejo Asesor Editorial del AML, que proporciona una diversidad de autores y artículos para cada número.
  • Trabajaremos más estrechamente con los directores regionales de Lausana para garantizar que se escuchen las voces de sus respectivas regiones.
  • Colaboraremos con los líderes entre los catalizadores de Lausana y las redes temáticas para analizar las tendencias y los temas de la misión mundial contemporánea en los artículos.
  • A través de la Generación de Líderes Jóvenes de Lausana (GLJ), nos asociaremos estratégicamente con líderes jóvenes para fomentar artículos desde su generación de pensadores.[5]
  • Lausana se ha embarcado en un proceso de escucha sistemática, por regiones, temas y generaciones. “A través del proceso de escuchar y convocar, llamaremos a la iglesia a la acción colaborativa por el bien del reino de Dios”.[6] El Equipo de Escucha Mundial de Lausana ha encargado varios artículos de la iglesia mundial para los próximos números del AML. Escuchemos con humildad las voces mundiales.

Esperamos y oramos para que la historia del AML pueda inspirar a nuestros hermanos y hermanas de diversas regiones a colaborar unos con otros, intercultural e intergeneracionalmente, y a emprender su propio análisis de sucesos, problemas y tendencias a la luz de las Escrituras y de la misión de Dios. Nuestra esperanza y oración es que esto proporcione una orientación práctica a los tomadores de decisiones evangélicos en sus contextos y construya puentes entre la palabra de Dios y el mundo, como hemos intentado hacer nosotros.

Notas de fin

  1. Editor’s Note: read the first issue of Lausanne Global Analysis in November 2012, https://lausanne.org/category/content/lga/2012-11.
  2. Nota del editor: “El Compromiso de Ciudad del Cabo”, https://lausanne.org/es/contenido/ctc/compromiso
  3. “Seúl 2024: una oportunidad para escuchar, reunirnos y actuar, juntos. Anuncio del Cuarto Congreso de Lausana para la Evangelización Mundial”, Movimiento de Lausana, 4 de mayo de 2022, https://lausanne.org/es/acerca-de-nosotros/blog-es/seul-2024-una-oportunidad-para-escuchar-reunirnos-y-actuar-juntos
  4. Nota del editor: Ver el artículo de Allen Yeh, “El futuro de la misión es de todas las personas a todos los lugares”, en el número de enero 2018 del Análisis Mundial de Lausana https://lausanne.org/es/contenido/aml/2018-01-es/el-futuro-de-la-mision-es-de-todas-las-personas-a-todos-los-lugares
  5. Nota del editor: ver el artículo de Nana Yaw Offei Awuku, “Trabajo con la generación emergente de líderes misioneros globales” en el número de noviembre 2016 del Análisis Mundial de Lausana https://lausanne.org/es/contenido/aml/2016-11-es/trabajo-con-la-generacion-emergente-de-lideres-misioneros-globales
  6. Movimiento de Lausana, https://lausanne.org/es/acerca-de-nosotros/blog-es/seul-2024-una-oportunidad-para-escuchar-reunirnos-y-actuar-juntos

 

Doug Birdsall fue presidente del Movimiento de Lausana y de Ciudad del Cabo 2010. Doug y su esposa Jeanine comenzaron su servicio misionero en Japón en 1980 con Asian Access, donde sirvieron durante 27 años. Actualmente viven en la zona de Boston, cerca del Seminario Teológico Gordon-Conwell, donde fue el director fundador del Centro J Christy Wilson para las Misiones Mundiales. Los Birdsall tienen tres hijos casados y cinco nietos que viven en Londres, Nueva York y Washington, DC.

David Taylor fue editor del Análisis Mundial de Lausana desde su lanzamiento hasta marzo de 2020, y ahora es miembro de su Consejo Asesor Editorial. Fue diplomático británico y analista de asuntos internacionales, y actualmente preside CSW, una ONG de defensa de la libertad religiosa cristiana, y sirve a otros ministerios cristianos como miembro de la junta. Vive y se congrega cerca de Oxford. Está casado con Louise y tiene dos hijos mayores.

Loun Ling Lee es la editora del Análisis Mundial de Lausana. Enseña “Lectura misional de la Biblia” y “Cómo relacionarnos con las religiones del mundo" en Malasia y el Reino Unido. Ha sido profesora de misión en Redcliffe College, Reino Unido, directora de formación de AsiaCMS, con sede en Malasia, movilizadora de misiones en OMF y pastora de Grace Singapore Chinese Church. Actualmente forma parte de la junta de OMF UK.