Available in: English | Français | 한국어 | Português | Español |

Perseguir misiones integrales sin la iglesia

A menudo, algo que nos pone de rodillas nos pone en un nuevo camino. Muchos médicos tienen una voluntad fuerte, y ese es mi rasgo. Hace falta una experiencia desconcertante para cambiar una voluntad fuerte.

Hace unos 30 años entré en las misiones con el celo de cambiar la situación de los pobres y vulnerables. Después de tres años de duro trabajo, la Nochebuena de 1999 me puso de rodillas. Descubrí que lo que podría parecer un fracaso puede conducir a un éxito mayor.

Para entonces, me dedicaba tanto a la asistencia espiritual como a la física. Dirigía un ministerio médico comunitario para personas afectadas por la lepra dirigido a una población de unos 5.000 habitantes. Incluía un ministerio para niños vulnerables con una Escuela Bíblica de Vacaciones (EBV) prenavideña para 400 niños que se realizaría en nuestro jardín trasero. Además, cuidaba de mi marido y de dos niños pequeños. Estaba muy ocupada. Pero lo urgente era la EBV, que había atraído a un número mayor del esperado.

Me levanté muy temprano para ir a varias panaderías y comprar suficiente pan para la EBV. Mientras conducía de vuelta a casa en esta mañana brumosa y fría, me topé con algo que me impactó tremendamente. Niños de 5, 7 y 10 años, tiritando de frío a las 6 de la mañana, rebuscando en un pozo de basura, viviendo completamente en la calle, a solo una manzana de nuestra casa de misión.

Se me partió el corazón. Luché contra las ganas de llevármelos a casa. Pensé en darles el pan que acababa de comprar. Pensé que tal vez debería fundar un orfanato, además de las otras cosas que mi familia y yo estábamos haciendo. ¿Cómo ver eso y seguir adelante? ¿Cómo podía seguir dando recetas solo para necesidades sanitarias cuando esta enorme necesidad social, emocional y mental estaba insatisfecha en la comunidad? ¿Cómo experimenta una persona o una comunidad el cuidado integral?

¿Qué me impulsó a involucrar a la iglesia y cómo?

Luché con varias ideas durante días hasta que todo mi paradigma ministerial cambió. Decidí que no iba a ser yo quien se encargara de dar pan, dirigir un orfanato o incluso continuar con la atención médica comunitaria a los leprosos, ni dirigir la EBV que se me había ido de las manos. Había que poner fin a todo.

Ya no sería yo. En cambio, equiparía a la iglesia para que asumiera la responsabilidad del cuidado integral de las personas y la comunidad. Esta nueva estrategia se llamaría ministerio integral. La iglesia respondería a estas necesidades:

  • Levantándose para cumplir su mandato y volverse pertinente.
  • Ayudando a los vulnerables a ser empoderados en sus propias comunidades, otorgando dignidad a los más pequeños.
  • Abordando los sistemas y las causas profundas para ofrecer soluciones a los afectados y evitar que otros sufran las mismas consecuencias.

La implementación de esta estrategia requiere una asociación con iglesias locales, equipándolas para que lideren y se apropien por completo del proceso de transformación de estas comunidades al cabo de tres años. Significa entrar con una estrategia de salida planificada. Este es el enfoque que aplicamos en Life In Abundance International.[1]

Enfoque y fundamento bíblico de involucrar a la iglesia

El modelo se basa en Isaías 61, que describe la misión de Jesús. Jesús vino a predicar la buena noticia a los pobres. Isaías 61 explica el proceso para llegar a la plena redención indicando lo que implica la restauración hasta que surja la justicia. Esta misión de Jesús es el ministerio a toda la persona que seguimos como sus discípulos.

Vamos a una comunidad y empezamos con caminatas de oración dentro y alrededor de ella, para entender y recibir la agenda del reino. Luego reunimos a líderes de iglesias estratégicamente situadas en un seminario en el que describimos cómo podría ser el ministerio integral de la iglesia. Los que se adhieren son invitados a una Capacitación de Capacitadores. A continuación, realizamos conjuntamente un estudio básico, participativo y de referencia de la comunidad. Después movilizamos y organizamos a la comunidad. Comenzamos la implementación, con pequeños pasos, para abordar la necesidad prioritaria identificada con una solución factible. Durante el período los tres años, la iglesia es equipada para llevar a cabo intervenciones adicionales en los ámbitos de Salud Comunitaria, Educación, Empoderamiento Económico y Compromiso Social.

El foco está en enfoques integrales (que tienen un impacto a largo plazo y son sostenibles) de necesidades sentidas. Esto forma parte de la manera en que Dios ha llamado a la iglesia a cumplir su plan del reino, guiada por el Espíritu. Se implica a personas para que identifiquen soluciones sostenibles a sus necesidades sentidas y se apropien de su cambio.

El facilitador de Life In Abundance International (LIA) Internacional camina junto a las iglesias en una relación de mentoreo durante tres años, capacitándolas, animándolas y equipándolas para asegurarse de que están preparadas para servir. Las iglesias locales están estratégicamente situadas en las comunidades pobres. Son los agentes del cambio. Son la sal y la luz. Con este enfoque sistemático y manteniendo a la iglesia en el centro, se implementa la misión de Jesús descrita en Isaías 61.

Los investigadores notaron que, cuando las comunidades experimentan su transformación, no hablan de Life In Abundance ni del impacto que hemos tenido en sus vidas. En su lugar, hacen referencia a la iglesia, a quien realmente deberían mirar.

El impacto de involucrar a la iglesia

Nos preguntamos qué impacto, si es que hay alguno, sigue existiendo en las comunidades que dejamos hace 25 años, hace 10 años o incluso hace tan solo tres años. ¿Hemos marcado una diferencia significativa? ¿Existe un impacto sostenido del que merezca la pena informar a través de los cientos de iglesias con las que nos hemos asociado en estas comunidades donde concluyó el trabajo? ¿Ha merecido la pena la inversión pasada y presente?

Para poner fin a esas especulaciones, en 2015 invitamos audazmente a un grupo independiente a realizar una evaluación de impacto. Su tarea consistía en elegir al azar seis comunidades de entre todas aquellas con las que habíamos trabajado y recopilar datos cuantificables para evaluar los modelos a corto y largo plazo. Con estos datos, respondieron a la hipótesis de que, cuando el modelo se implanta en una comunidad, el cambio integral resultante puede ser sostenido y ampliado por la misma comunidad después de que el facilitador se marcha.

Los evaluadores eligieron las seis comunidades y evaluaron la sostenibilidad en seis áreas clave del cuidado integral de la persona:

  • empoderamiento económico
  • salud comunitaria
  • educación
  • impacto medioambiental
  • compromiso social
  • transformación espiritual

El equipo también evaluó los niveles de impacto sostenible teniendo en cuenta los beneficiarios directos repartidos dentro de la comunidad y el impacto más allá de la comunidad inicial.[2]

El análisis de los datos mostró que hubo un impacto sostenido en los beneficiarios directos. Los beneficiarios directos se transformaron de forma sostenible tras tres años de servicios del programa participativo. Y hubo un impacto sostenido en la comunidad donde vivían los beneficiarios directos. Habían afectado a la población vecina después de nuestra salida. Este fue el caso en todas las comunidades evaluadas.

Además, en tres de estos lugares evaluados, las iglesias locales habían exportado el programa, replicando los mismos proyectos en nuevas comunidades, ampliando así el impacto. Esto contraviene totalmente el trabajo humanitario y de desarrollo convencional, en el que el impacto tiende a disiparse una vez que el promotor se marcha. Para sorpresa de los investigadores, en varios de los lugares observaron que el efecto dominó del impacto dentro de la comunidad aumentaba con el tiempo en lugar de disiparse. Personalmente, quedé asombrada, pero no sorprendida por los resultados.

El informe del estudio concluía con tres puntos:

  • Este trabajo sigue floreciendo incluso después de que el facilitador ya no esté presente.
  • En todos los sitios visitados, no había duda de que las personas se comprometen de manera eficaz y transformadora para lograr un cambio integral en sus comunidades.
  • Para lograr este cambio duradero, es esencial un modelo integral de cuidado a través de la iglesia local. Todos los componentes del modelo trabajan juntos, y ninguno puede ser aislado para lograr el éxito. Las interdependencias eran evidentes en todos los lugares a niveles profundos y complejos.

Estoy agradecida por lo que Dios ha hecho a través de nosotros y de la iglesia. Aquel examen de conciencia de 1999 condujo a la iglesia local, luego a la primera Capacitación de Capacitadores, seguida de un proyecto piloto de tres años, y rápidamente a nuestro trabajo actual en 12 países de África y dos países del Caribe.

A lo largo de los años, cerca de dos millones de personas han recibido cuidado integral. De las personas atendidas directamente, más de 50.000 nuevos creyentes han conocido a Cristo como Señor y Salvador. Más de 3.500 iglesias han sido equipadas y seguimos equipando a más en estos 14 países y en todo el mundo. Las iglesias locales están implementando ministerios de cuidado integral en sus comunidades.

Dios no llama a las personas para que se conviertan en héroes o heroínas y obtengan gloria.

Tendencias actuales

Dios exige que respondamos, y se preocupa igualmente en cómo ayudamos.

Si el incidente de la Nochebuena de 1999 no me hubiera desconcertado, probablemente seguiría ocupado en esa primera comunidad, siendo una heroína y haciendo cosas para personas, en personas, a personas. Estaría agotada, sintiéndome necesaria, creando dependencia, haciendo lo que yo llamaría «buenas obras», pero menospreciando a la esposa de Cristo y, en el proceso, haciendo un daño egoísta.

Dios no llama a las personas para que se conviertan en héroes o heroínas y obtengan gloria. Nos llama a exaltarlo a él. Hemos aprendido a dar gloria a Dios equipando a la iglesia local para poder dejar un impacto sostenido en los lugares donde hemos estado. Esta estrategia funciona, y lleva los rasgos cardinales de lo que Dios está bendiciendo en todo el mundo, porque es su misión, su manera.

Solo las personas que han sido espiritual e internamente cambiadas pueden sostener cambios de comportamiento y físicos para convertirse en la justicia de Dios, incluso frente a la guerra espiritual.

No se puede pasar por alto a la iglesia local porque ella tiene el mandato de hablar la palabra de Dios por implicación, demostración y proclamación. La iglesia es la voz espiritual aceptable y duradera en la comunidad. A medida que la comunidad acepta un programa basado en la iglesia, acepta la función de la iglesia y espera su expresión dentro de las actividades del programa.

La misión integral de la iglesia ha llegado a ser comúnmente aceptada, y es la tendencia actual en misiones efectivas. La Palabra proclamada tiene poder para traer el cambio transformador descrito en Isaías 61. Solo las personas que han sido espiritual e internamente cambiadas pueden sostener cambios de comportamiento y físicos para convertirse en la justicia de Dios, incluso frente a la guerra espiritual. Este es el ministerio de redención que Jesús vino a realizar, que bendice y que edifica sobre su iglesia

Notas de fin

  1. ‘Defeat Poverty. Restore Dignity’, Life in Abundance International, accessed 28 August 2023, https://lifeinabundance.org.
  2. Este exhaustivo estudio dio lugar a un minucioso informe de 53 páginas que puede consultarse en www.lifeinabundance.org.

Photo Credits

Image by Ninara from Flickr

Florence Muindi es la Presidenta Fundadora de Life in Abundance (LIA) International, una organización religiosa sin ánimo de lucro con sede en Nairobi. LIA International se ha comprometido a servir a los pobres y vulnerables a través de la iglesia local, así como a proclamar en alta voz la misión integral a nivel mundial a través del Instituto.
Médica especializada en salud pública por la Universidad de Nairobi, Florence también recibió formación en Suiza y Bélgica en intervenciones especializadas de salud pública y es diplomada en teología de los pobres urbanos. Ella y su familia han prestado servicios transculturales durante unos 30 años, inicialmente entre los masai de Kenia, luego entre los afectados por la lepra en Etiopía antes de ampliar su labor a escala internacional.
Sus esfuerzos fueron reconocidos y premiados con un doctorado honoris causa en letras humanas otorgado por la Universidad Daystar de Kenia, de la que ahora es rectora.