Nuestra comprensión de las misiones mundiales puede ser tanto horizontal como vertical. La dimensión horizontal entiende el mundo de acuerdo con fronteras geográficas, étnicas y socioculturales. La dimensión vertical lo ve según las diferentes generaciones. En este contexto, la comprensión tradicional de las misiones mundiales tiene una orientación demasiado horizontal.

Entender a las nuevas generaciones es una parte esencial de una auténtica mente de misión en este mundo que cambia rápidamente. Hoy, la Generación Z es la más joven. Los miembros mayores de este grupo ya han terminado su educación formal y trabajan en diferentes sectores de la sociedad. Pero ¿quiénes son los miembros de la Generación Z? ¿Cómo son? Y, lo más importante, ¿cómo podemos llegar a ellos con el evangelio?

Entender a las nuevas generaciones es una parte esencial de una auténtica mente de misión en este mundo que cambia rápidamente.

¿Quiénes son?

Definir grupos sociales en términos de año de nacimiento es útil para trazar las características distintivas de las diferentes generaciones. Aunque la norma por la que se separan las generaciones nunca se ha establecido con claridad según la investigación empírica en general, los casos en Estados Unidos están más claramente definidos y verificados que otros.

En el Estudio del Panorama Religioso de 2014 de Pew Research Center, Estados Unidos divide las generaciones en la Generación Grandiosa (nacida antes de 1928), la Generación Silenciosa (nacida entre 1928 y 1945), los Baby Boomers (nacidos entre 1946 y 1964), la Generación X (nacida entre 1965 y 1980) y los Millennials mayores y menores (nacidos entre 1981 y 1996). Los Millennials[1] también se denominan Generación Y. La Generación Z es la generación que sucede a la Generación Y, nacida aproximadamente entre 1995 y 2010.[2] Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), desde 2019 la Generación Z representa ya más del 30% de la población mundial, y su número supera los 2.000 millones. Más de la mitad de la población mundial son Millennials o de la Generación Z, superando con creces las proporciones de la Generación X y los Baby Boomers, menos del 20% cada una. Significa esto que las nuevas generaciones son las mayoritarias en el mundo.

La Generación Z se está convirtiendo en una nueva fuerza de trabajo en la sociedad. En muchos países, participan en la toma de decisiones importantes en sus lugares de trabajo y en sus hogares. En Corea del Sur, representan el 21,7% de todos los consumidores, y combinados con los Millennials, el 43,9% de todos los consumidores.[3] En EE.UU., se prevé que la Generación Z representará por sí sola el 40% de todos los consumidores.[4] Además, en las redes sociales, la Generación Z ha sido mencionada cada vez más en los últimos años. Un análisis de Big Data mostró un aumento del 40 por ciento en los comentarios sobre la Generación Z en Corea del Sur en el cuarto trimestre de 2017.[5] Además, las Generación Z tienen una preferencia por los medios multisensoriales por sobre los medios tradicionales. Por ejemplo, en Corea del Sur, la proporción de usuarios de video bajo demanda (VOD) es la más alta entre la Generación Z.[6] La participación social y la influencia de la Generación Z siguen creciendo en todo el mundo. Se ha señalado que la Generación Z proveerá el próximo plantel de líderes en la fuerza de trabajo antes de lo que muchos piensan.[7]

La Generación Z es probablemente la última generación del mundo.[8] Después de ellos, será imposible categorizar una generación que tenga características homogéneas debido a los rápidos cambios socioculturales que contribuyen a la heterogenización de los grupos sociales.

¿Cómo son?

Las generaciones Y y Z tienen similitudes y diferencias a la vez. Tienen muchas características comunes, ya que no hay una gran diferencia de edad entre ellas. Pero, como fueron criados por padres de generaciones y épocas diferentes, también tienen diferencias significativas en sus características culturales y su forma de vida.

La temprana exposición de la generación Z a la tecnología moderna ha dado forma a su cosmovisión y estilo de vida distintivos. La mayoría creció con teléfonos inteligentes y redes sociales, por lo que son mucho más conocedores de la tecnología y, en general, más capaces de realizar varias tareas a la vez que las generaciones anteriores. En una encuesta conjunta de IBM Institute for Business Value y National Retail Federation, el 66% de los encuestados de la Generación Z dijeron que a menudo utilizaban dos o más dispositivos simultáneamente.[9] Los miembros de la generación Z nacieron durante el mismo periodo que algunas de sus marcas favoritas —Google (1998), iTunes (2003), Twitter (2006), Uber (2009), Instagram (2010)— y crecieron como nativos digitales.[10]

La temprana exposición de la generación Z a la tecnología moderna ha dado forma a su cosmovisión y estilo de vida distintivos. la Generación Z tienden a ser muy autosuficientes.

Por otro lado, los miembros de la Generación Z tienden a ser muy autosuficientes, con más independencia que los Millennials pero más dependencia que las generaciones anteriores, por lo que son capaces de ser tanto independientes como cooperativos. Esto se debe en parte a que la Generación Z fue criada, en general, por la Generación X, que aprendió a no convertirse en “padres helicóptero”, según James Emery White.[11] Muchos miembros de la Generación Z crecieron en familias en las que ambos padres trabajaban y tenían menos tiempo que las generaciones anteriores para cuidar de sus hijos, lo que los hace menos protectores que los padres de los Millennials.

Otro factor importante relacionado con las características de la Generación Z es su experiencia de crisis financieras a nivel nacional durante su infancia y adolescencia. En Corea, la mayoría de las familias de la Generación Z sufrieron dos graves crisis financieras: primero, la crisis financiera asiática que comenzó en 1997 y segundo, la Gran Recesión que comenzó en 2007, que tuvo un impacto especialmente mundial. Esta experiencia es probablemente una de las razones por las que muchos miembros de la Generación Z están tan ansiosos y deprimidos. También están creciendo a un ritmo más rápido que las generaciones anteriores. Los mecanismos de afrontamiento de la Generación Z han generado su fuerte sentido de independencia y espíritu emprendedor.[12]

Los valores, junto con un compromiso auténtico correspondiente, son importantes para la Generación Z. Les gusta trabajar para y con personas y organizaciones que comparten sus mismos valores. Tanto el cuidado del medio ambiente como el compromiso ético son fundamentales para muchos de estos valores. Por lo tanto, para ser escuchados por la Generación Z, tenemos que demostrar nuestro compromiso con esos valores.

¿Cómo podemos llegar a ellos con el evangelio?

La Generación Z es la primera generación postcristiana, ya que se crio en un contexto postcristiano, especialmente en muchos de los países occidentales. No parece que su práctica religiosa aumente a medida que crecen, por lo que el patrón general (al menos en Estados Unidos) es que cuanto más joven es la generación, más postcristiana es.[13] Entonces, ¿cómo podemos acercarnos a la Generación Z con el evangelio?

Para llegar a esta generación postcristiana, es necesario hacer una exégesis de la cosmovisión. Una característica clave de la cosmovisión de la Generación Z es el cientificismo: creer que las personas no pueden saber algo de manera adecuada a menos que lo demuestren científicamente. El cientificismo ni siquiera se discute, sino que se da por sentado entre los miembros de la Generación Z.[14] Su orientación cientificista no niega lo sobrenatural, lo que lleva a la posibilidad de integrar la ciencia y lo sobrenatural como una apertura apologética hacia la Generación Z, según White.[15] La Generación Z necesita una cosmovisión madura y rica que explique las razones de la fe; por qué creen lo que creen. La estructura de verosimilitud de la Generación Z se caracteriza por su compromiso con la diversidad y la apertura a múltiples interpretaciones. Como tal, decir a la Generación Z la verdad de la singularidad de Cristo requiere una gran sensibilidad que distinga entre normas ontológicas y consideraciones epistemológicas.

La Generación Z es la primera generación postcristiana, ya que se crio en un contexto postcristiano.

La relación genuina importa en una evangelización de cosmovisión. Involucrar a la Generación Z en una conversación sobre Cristo requiere una auténtica construcción de relaciones basada en la confianza y la empatía, porque esta generación está hambrienta de relaciones reales. Los miembros de la Generación Z necesitan aprender la cosmovisión bíblica practicándola, tomando como modelo a alguien que la ama. La Generación Z también está muy orientada e informada visualmente; consumen conocimientos sobre el mundo a través de YouTube, Netflix y otros medios que encuentran visualmente atractivos. Por lo tanto, la evangelización requerirá nuevos medios y estilos de comunicación, así como contenidos frescos, teniendo en cuenta el estilo de aprendizaje digital de la Generación Z, basado en el experiencialismo multisensorial.[16]

Para maximizar su aprendizaje, tenemos que captar los matices de los aprendices de la Generación Z y diseñar una experiencia adecuada y eficaz para ellos. Los miembros de la Generación Z necesitan situarse en el centro del proceso de aprendizaje, como participantes y no solo como observadores. Por último, el entorno es importante. El espacio de aprendizaje debe ser tranquilo, limpio, organizado y cómodo.[17] Los miembros de la Generación Z deben poder disfrutar de la libertad de moverse, comer y beber mientras escuchan.

¿Y entonces?

Necesitamos hacer esfuerzos conscientes por ser culturalmente pertinentes para llegar a la Generación Z con el evangelio. Para ello, debemos recordar tres puntos concretos.

En primer lugar, tenemos que invertir nuestro tiempo y energía para conocer mejor a la Generación Z. Debemos hacer de etnógrafos para conocerlos de primera mano, practicando la observación participante y las entrevistas etnográficas. Necesitamos descripciones desapasionadas antes de emitir cualquier juicio, con un sentido de equilibrio entre los puntos de vista desde adentro y desde afuera.

En segundo lugar, debemos invitar a los miembros de la Generación Z a nuestros grupos y equipos de trabajo para beneficiarnos de su capacidad y experiencia. Debemos apreciar sus preguntas y sugerencias. A veces, deberíamos celebrar sesiones de tutoría inversa, para aprovechar su sabiduría y perspectiva. Además, será estratégico contratar deliberadamente a personas de la Generación Z para que formen parte de nuestro equipo de personal. Tienen mucho potencial para ser colegas y líderes competentes en el futuro.

En tercer lugar, debemos contextualizar de forma crítica nuestros programas, mensajes y entornos para que sean pertinentes para los miembros de la Generación Z que están a nuestro alcance. Debemos crear una atmósfera de comodidad, amabilidad y calidez adaptada a sus preferencias. Necesitamos comunicar lo que creemos que son mensajes bíblicos eternos e importantes para abordar las “preguntas existenciales” que quedan sin respuesta en sus corazones.

“Cuando estoy con los que son débiles, me hago débil con ellos, porque deseo llevar a los débiles a Cristo. Sí, con todos trato de encontrar algo que tengamos en común, y hago todo lo posible para salvar a algunos. Hago lo que sea para difundir la Buena Noticia y participar de sus bendiciones” (1 Corintios 9:22-23, NTV).

Notas 

  1. Nota del editor: Ver el artículo de Steve Steddom y Thomas Harvey “Los Milenialistas” en el número de noviembre 2014 del Análisis Mundial de Lausana https://lausanne.wpengine.com/es/contenido/aml/2014-11-es/los-milenialistas
  2. There are varying definitions of Generation Z in terms of their birth year. Some, such as the report by Barna Group, define the starting year as 1999, while others, including James Emery White, define it as starting around 1995 and ending around 2010. Please refer to Barna Group & Impact 360 Institute, Gen Z: The culture, beliefs and motivations shaping the next generation (2018), 10 and James Emery White, Meet Generation Z: Understanding and reaching the new post-Christian World (Grand Rapids: Baker Books, 2017), 38. The fluidity in definition is understandable considering the different historical contexts of different countries. We can also determine when this generation’s birth year will end only after we have observed how people born more recently are characteristically different. In this article, Gen Z is defined as those born between 1995 and 2010.
  3. Samjong KPMG, Samjong Insight Vol. 66 (2019), 3, https://home.kpmg/content/dam/kpmg/kr/pdf/2019/kr-insight66-lifestyle-trends-20190430.pdf
  4. Mark Beal, Decoding Gen Z: 101 Lessons Generation Z will teach corporate America, marketers & media (New Jersey: Mark Beal Media, LLC, 2018), 2.
  5. Geunjoo Lee & Sungkong Park, ‘Social big data ro bon Z sedae’, Card Business Brief (BC Card Digital Research Institute, 2018).
  6. Jihyung Shin, ‘Millenial sedae wa z sedae media iyong’, KISDI STAT Report Vol 19, No. 03 (15. 02. 2019).
  7. Richard Dool, How Generation Z wants to be led (America: Richard Dool, 2019), 141.
  8. James Emery White, Meet Generation Z: Understanding and reaching the new post-Christian World (Grand Rapids: Baker Books, 2017), 38-39.
  9. IBM Institute for Business Value & National Retail Federation. Uilmuihan z sedae (2017).
  10. Beal, Decoding Gen Z, 1.
  11. White, Meet Generation Z, 51.
  12. Ibid., 40.
  13. Pew Research Center, ‘2014 Religious Landscape Study’; Barna Group & Impact 360 Institute, Gen Z; White, Meet Generation Z, 49.
  14. Barna Group & Impact 360 Institute, Gen Z, 100.
  15. White, Meet Generation Z, 143.
  16. Ibid., 118-119, 126.
  17. Ibid., 46-49.

Photo credits

Photo by Brooke Cagle on Unsplash

Photo by Priscilla Du Preez on Unsplash

Steve Sang-Cheol Moon es un misiólogo coreano que es el fundador y director general de Charis Institute for Intercultural Studies (www.ciis.kr). También enseña Estudios Interculturales en Grace Mission University (www.gm.edu) y en algunas otras universidades y seminarios de distintas partes del mundo. Se graduó en Trinity Evangelical Divinity School con un doctorado en Estudios Interculturales (1998).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*