Historia del cristianismo en Corea y Japón

Corea y Japón son llamadas «las naciones más cercanas pero más lejanas». Yonhap News informa que solo el 16,7% de los coreanos tienen sentimientos positivos hacia Japón, mientras que el 20,2% de los japoneses tienen sentimientos positivos hacia Corea.[1] La prohibición japonesa del discurso de odio no ha extinguido las acciones discriminatorias contra los coreanos, y las campañas antijaponesas en Corea parecen ser una estrategia política para obtener más apoyo de los ciudadanos. Sigue existiendo un profundo abismo entre ambas naciones.

Sigue existiendo un profundo abismo entre ambas naciones.

Durante los 36 años de colonización japonesa, los cristianos de Corea sufrieron persecución por parte del gobierno militar de Japón, que impuso el culto al emperador en todas las instituciones de Corea. Tras el movimiento de resistencia del 1 de marzo de 1919, más de 3.000 cristianos fueron detenidos y 50 de ellos fueron martirizados en la cárcel. Los seminarios y las escuelas cristianas fueron obligados a cerrar, y algunas iglesias fueron totalmente destruidas.[2] El pueblo coreano pasó por otros sufrimientos, como la privación de sus propiedades, identidad, educación y vidas. Para empeorar las cosas, las iglesias japonesas participaron en la invasión política y la colonización de Corea bajo una teología equivocada. Solo medio siglo después, las denominaciones japonesas confesaron oficialmente su agravio.

Con estos antecedentes, las características del cristianismo en estas dos naciones son totalmente diferentes. La población cristiana en Corea es el 19% de la población total, mientras que en Japón es de aproximadamente el 0,8%. Corea se identifica a menudo como el «Israel de Asia Oriental». Japón, por el contrario, es conocido como el “cementerio de los misioneros”.

Iglesias coreanas en ayuda de iglesias japonesas

Algunos cristianos coreanos tratan de ayudar a iglesias japonesas en dificultades de diferentes maneras. Por ejemplo, la Iglesia del Evangelio Completo de Yoido, una de las mayores iglesias del mundo, inició una campaña misionera llamada «10 millones de salvaciones en Japón» en 1977. El método principal era el programa de televisión «Invitación a la felicidad», en el que el reverendo Yonggi Cho predicaba en japonés. Sin embargo, el resultado no fue muy exitoso después de 18 años de esfuerzo y la iglesia suspendió los ministerios televisivos en 1998.

Otro ejemplo es la iglesia Sarang, que invitó a pastores y líderes eclesiásticos japoneses a los Seminarios de Discipulado durante varios años en la década de 1980. La iglesia envió varios equipos misioneros para ayudar a las iglesias japonesas durante décadas. Sin embargo, no hubo resultados visibles.

Crédito de la foto: www.lovesonata.org.

“Sonata de amor para Japón» de Onnuri Community Church[3]: programas e impacto[4]

En 1999, el reverendo Yongjo Ha, pastor principal de Onnuri Community Church de Seúl, se acercó a esta difícil nación estableciendo una editorial cristiana, «Durranno Japan», para suministrar buena literatura cristiana a creyentes japoneses. También planeó construir iglesias con la visión de Onnuri en Japón. En 2003, fundó la primera iglesia filial en Osaka, a la que siguieron otras seis iglesias filiales en diferentes ciudades de Japón. El reverendo Ha explicó que el propósito de establecer iglesias filiales en Japón no era extender la influencia de Onnuri, sino animar a las iglesias japonesas a través de sus servicios. Más tarde, cuando se dio cuenta de que los ministerios de televisión eran influyentes en la era de los medios de comunicación de masas, estableció Japan CGNTV en Tokio y Osaka. Esto transformó radicalmente los ministerios de los medios de comunicación en Japón. Antes de que comenzara CGNTV, solo había varios programas cristianos de 30 minutos en ciudades menores. CGNTV ofrecía programas cristianos las 24 horas del día con predicadores y programas famosos de todo el mundo traducidos. Aun así, la situación de la iglesia japonesa no mejoraba. Finalmente, el reverendo Ha descubrió el potencial de los eventos culturales con celebridades cristianas coreanas. Para entonces, el streaming coreano era muy popular entre las mujeres japonesas en un nivel desconocido en la historia de Japón. Así, una serie de campañas de evangelización basadas en la cultura y denominadas «Sonata de amor para Japón» comenzaron en 2007 como una nueva estrategia misionera de la iglesia Onnuri.[5]

“Sonata de amor para Japón » es un proyecto misionero multidimensional que incluye un seminario de avivamiento para líderes cristianos, una noche de alabanza para jóvenes y un foro para líderes sociales, con «Sonata de amor».

“Sonata de amor para Japón » es un proyecto misionero multidimensional que incluye un seminario de avivamiento para líderes cristianos, una noche de alabanza para jóvenes y un foro para líderes sociales, con «Sonata de amor» como el principal evento evangelístico. Desde 2007, los programas de «Sonata de amor» se han celebrado 33 veces en las principales ciudades de Japón. Todos fueron un éxito de participación. Se alquilaron las salas más grandes de cada ciudad, y los asientos se ocuparon en su totalidad en la mayoría de los casos, a pesar del recelo de los responsables de las salas. El número total de participantes fue de 77.254, de los cuales 3.394 tomaron la decisión de aceptar a Cristo.

Los programas de «Sonata de amor» tienen una orientación cultural. Los programas escénicos están fuertemente centrados en personas que están en una búsqueda, con muchas actuaciones culturales de alta calidad, incluidas música clásica, música tradicional coreana, coros de gospel, balé y danza hip hop. El reverendo Ha defendió los enfoques culturales para la evangelización describiendo el evangelio como el agua y la cultura como el vaso: «Sin un vaso, la gente no puede beber. La forma de los vasos puede ser diferente, pero el agua es la misma. Tenemos que utilizar la cultura como el vaso para sostener el evangelio para que la gente pueda beber el agua (el evangelio)».[6] También explica los retos de la contextualización: «La iglesia es un barco y la cultura es el mar. El barco navega por los mares y está sobre las aguas. Sin embargo, si el agua entra en el barco, se hundirá. Tenemos que entender que la iglesia está en la cultura, pero si la cultura secular entra en la iglesia, la iglesia se hundirá».[7] “Sonata de amor” es consciente del peligro, y la representación cultural se utilizó únicamente para una mejor presentación del evangelio.

Como su nombre indica, «Sonata de amor» es un proyecto con demostraciones de calidez y amor. Por ejemplo, los acomodadores coreanos se sitúan en las estaciones más cercanas a la sala del evento con uniformes y carteles de bienvenida. Los acomodadores están bien entrenados de antemano y actúan con amabilidad y sonrisas. Las representaciones y testimonios culturalmente sensibles de las celebridades suelen ayudar a los participantes a abrir su corazón y estar dispuestos a escuchar el mensaje del orador principal. Al final del programa, ofrecen un final muy dramático utilizando coloridos aviones de papel, globos, pañuelos, coronas de flores y lápices ópticos. Los japoneses son generalmente conservadores a la hora de expresar sus emociones, pero para este momento la mayoría de los participantes se sienten queridos y están abiertos a disfrutar del dramático final.



Después de los programas de «Sonata de amor», la iglesia Onnuri continúa su misión enviando varios apoyos ministeriales, como Escuela de Padres, Escuela de Madres, Ministerios Familia Bendecida, Seminarios de Tiempo de Silencio y Discipulado Individual. Christian Global Network (CGN) TV apoya todos los eventos con tecnologías de medios, a través de los cuales más personas pueden experimentar la bendición a través de los medios y en línea. Con estos programas de seguimiento, las iglesias locales en Japón reciben más apoyo pertinente de los equipos de ministerio de Onnuri.

El mayor impacto del programa «Sonata de amor» fue el amor que los cristianos coreanos demostraron hacia los japoneses. Hasta ahora, 18.310 cristianos coreanos han venido a Japón desde Corea solo para servir en “Sonata de amor” a expensas de su tiempo, dinero, familia y trabajo. La mayoría de los voluntarios coreanos ni siquiera tienen la oportunidad de ver los programas en el escenario. Preparan los materiales, oran por el evento y sirven en diferentes funciones simultáneamente entre bastidores. El punto culminante del amor expresado era el mensaje del orador principal, el reverendo Ha. Comenzaba su mensaje con una disculpa a los japoneses: «Lo siento, amigos japoneses, por no haberlos perdonado durante mucho tiempo». Son palabras impactantes para los japoneses, ya que tienen la idea estereotipada de que los coreanos siempre exigen una disculpa a los japoneses. Por lo tanto, cuando un pastor coreano se disculpa, es un momento impactante y conmovedor para los japoneses. El mensaje del verdadero amor de Jesucristo después de una disculpa derrite literalmente a los participantes japoneses.

Los cristianos japoneses, tanto ministros como creyentes, se sienten a menudo desanimados por la indiferencia y el rechazo de los no creyentes en Japón. Al observar el servicio sacrificado de los cristianos coreanos por Japón, se sienten animados y desafiados en la evangelización. Especialmente cuando se enteraron de que el reverendo Ha había sido operado seis veces del hígado justo antes de los acontecimientos, y que recibía diálisis semanalmente debido a su enfermedad, se sintieron profundamente conmovidos por el compromiso y la dedicación del reverendo Ha y los miembros de su iglesia.

El mayor impacto del programa «Sonata de amor» fue el amor que los cristianos coreanos demostraron hacia los japoneses.

El reverendo Ha falleció en 2011, pero su amor por Japón fue continuado por el siguiente pastor, el reverendo Lee Jae Hoon. Él y la iglesia Onnuri continúan con la «Sonata de amor» en Japón dos veces al año. La carga financiera para que una iglesia local lleve a cabo esta serie de eventos muestra por sí solo su amor sacrificado por el pueblo japonés.

Con este amor y servicio misionero de la iglesia Onnuri, Japón está cambiando poco a poco, con 2.234 iglesias que participan en «Sonata de amor» y que confraternizan más allá de las fronteras denominacionales. Las generaciones más jóvenes se reúnen y planifican sus propios eventos. Uno de los pocos libros de texto devocionales en Japón es publicado por Durranno Japan, y CGNTV proporciona una guía devocional acorde, invitando a ministros japoneses como predicadores cada día. Programas como Escuela de Padres y Escuela de Madres están ayudando activamente en la restauración de las familias; el Seminario de Tiempo de Silencio y el Discipulado Individual están fortaleciendo la fe de los creyentes japoneses.

Reflexión para la iglesia mundial

Con genuino perdón[8] y mucho amor sacrificial en Cristo, el reverendo Ha y la iglesia Onnuri han ayudado a salvar el profundo abismo entre Corea y Japón. Hoy, la gente en muchas partes del mundo está sufriendo debido a la discriminación racial, la explotación, el abuso, la invasión, incluso el genocidio, y la reacción normal de la víctima es el odio, la falta de perdón y la venganza. El ciclo de resentimiento nunca terminará a menos que se produzca la reconciliación. Solo los cristianos que conocen la realidad del pecado en los seres humanos y que experimentan el verdadero perdón de Cristo pueden ser los catalizadores de esa reconciliación. Es posible, como se muestra en este poderoso testimonio del reverendo Ha y la iglesia Onnuri, y lo que hicieron por Japón por la gracia de Dios.

Notas

  1. Yonhap News, https://www.asahi.com/articles/ASP5V4S2DP5VUHBI00S.html.
  2. Kyongbae Min, ‘Kankoku no Kirisutokyo [Christianity in Korea],’ in Aziakirisutokyoshi [Asia Christian History], ed. Go Rimei et al. (Tokyo: Kyobunkan, 1995), 123-48.
  3. ‘Love Sonata,’ www.lovesonata.org. More photos available from http://www.lovesonata.org/media/photo.
  4. Similar analysis on Love Sonata was written in ‘Missiological Analysis of Love Sonata in Japan’ by Eiko Takamizawa, Torch Trinity Journal, (2008, 11:1), 147-58.
  5. Onnuri Japanese Service, 30 nen no Shukaku ga Futatabi Tane to natte: Nihon eno Kawaranai Kamisama no Ai [ 30 years Harvest are Now Seed Again: Unchanging Love of God toward Japan].
  6. Yong-Jo Ha on ‘Church and Culture’ in a lecture given at the Revival Seminar at Love Sonata Sapporo, 31 October 2007.
  7. Ha, ‘Church and Culture’.
  8. Nota del editor: Ver el artículo de Wafik Wahba “Dar testimonio del evangelio a través del perdón” en el número de enero 2018 del Análisis Mundial de Lausana https://lausanne.org/es/contenido/aml/2018-01-es/dar-testimonio-del-evangelio-a-traves-del-perdon

La Dra. Eiko Takamizawa es una misióloga japonesa, ex profesora de Torch Trinity Graduate University de Seúl, Corea del Sur. Es doctora de Trinity International University, Illinois, Estados Unidos. También es miembro del Comité Directivo de SEANET, codirectora del Equipo de Escucha Mundial de Lausana y del Grupo de Trabajo de Teología de Lausana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*