Available in: English | Français | 한국어 | Português | Español |

Desde que la humanidad decidió ser como Dios y comió del fruto, ha estado plagada de enfermedades. Una relación rota, entre Dios y la humanidad, fue el primer ejemplo de enfermedad y sufrimiento que el mundo conoció. Una forma de sufrimiento que al principio fue una ruptura espiritual de una relación perfecta con el Creador del universo, acabó desembocando en sufrimiento mental y físico. ¿Tiene la iglesia un llamado para sanar y restaurar a los que sufren a diario a nuestro alrededor? Si creemos que está llamada a ese enfoque ministerial, ¿cómo debería ser en la vida real? ¿Será para ayudar a atender las necesidades de toda la persona: mente, cuerpo y espíritu? ¿Cómo se llevará a cabo este llamado en medio de los esfuerzos del mundo por hacer lo mismo? Y quizás lo más importante, ¿tiene esto alguna aplicación al reto pendiente de tantos grupos etnolingüísticos, comúnmente conocidos como «grupos poblacionales», que aún no tienen ningún testimonio de la buena nueva de Jesús el Mesías?

Florence Muindi nos inspira, en La iglesia y el cuidado integral de la persona: por qué la iglesia debe tener un impacto, con su propia historia de cómo su visión del llamado de la iglesia a los ministerios de salud, sanidad y plenitud evolucionó a través de situaciones difíciles. Mientras estaba ocupada en muchas actividades ministeriales, se le rompió el corazón al ver a unos niños sin hogar que, temblando, rebuscaban en la basura para sobrevivir en la calle, a solo una manzana de su casa de misión. Después de muchas luchas mentales, en lugar de abrir un orfanato con un programa de alimentación para atender a los que sufrían, decidió ayudar a la iglesia local a entender y aceptar su vocación de cuidar de la persona en su totalidad.

Karen Bomilcar, una autora, profesora y profesional de la salud mental, aporta una perspectiva integral al papel de la iglesia a la hora de abordar problemas de salud mental en Salud mental y comunidad cristiana: hacia una salud interdisciplinaria e integral. Karen señala acertadamente el reto siempre presente de una mentalidad dualista que sigue afectando a la iglesia. Los seres humanos son almas encarnadas y necesitan que sus problemas de salud se aborden como tales. Durante demasiado tiempo, los problemas de salud mental han sido ignorados por la iglesia, con la opinión generalizada de que no se puede sufrir problemas de salud mental si se cree en Jesús. Estar deprimido ha sido considerado por muchos como una falta de fe. Karen nos ayuda a ver cómo la iglesia puede ser un verdadero socio a la hora de abordar problemas de salud mental en nuestras comunidades utilizando un enfoque interdisciplinario.

El mundo en el que se desarrollan las «misiones médicas tradicionales» ha estado cambiando rápidamente. Y debemos reconocer que los viejos paradigmas de lo que constituyen las misiones médicas quizá ya no sean aplicables en la mayoría de las regiones del mundo. Este análisis, que invita a la reflexión, es explicado en El rostro cambiante de las misiones sanitarias: oportunidades y retos en el siglo XXI de Nyalpi Nungarai. Se está produciendo un cambio: la incidencia del padecimiento de las conocidas enfermedades infecciosas está disminuyendo, mientras que la tasa de enfermedades de la opulencia está aumentando espectacularmente. La autora ofrece sugerencias útiles sobre cómo podemos ser más eficaces en nuestros esfuerzos de cuidado sanitario a nuestros vecinos y concluye afirmando el papel clave que todos podemos desempeñar en la resolución de los complejos problemas de salud que enfrenta el mundo actual.

En Historias no contadas: la intersección de la salud física y espiritual entre pueblos fronterizos, Jason Lee ha mostrado la utilidad de combinar estadísticas disponibles relacionadas con los índices de desarrollo que utilizan agencias de desarrollo seculares y los de entidades como Joshua Project. Destaca que aún se puede aprender mucho de la evaluación de los lugares en los que la gente sufre más desde el punto de vista de la «salud», muchos de ellos entre los Grupos de Pueblos Fronterizos (GPF). Reconociendo el efecto positivo de la introducción de una cosmovisión bíblica en el bienestar humano, hace un llamado a la iglesia para que, en nuestros esfuerzos por llegar a los GPF, busquemos nichos en estos contextos en los que podamos cambiar a formas encarnadas de trabajo que emulen el modelo de Jesús de cuidado integral de la persona. Jason sugiere: “Los grupos o iglesias de discípulos próximos existentes deben convertirse en centros de desarrollo y salud, no necesariamente mediante la contratación de profesionales de la salud o la adición de dispensarios, sino ejemplificando el paradigma de Jesús de entrelazar la salud espiritual, física, mental, emocional y social en la vida cotidiana de los discípulos, a un nivel que los discípulos locales puedan reproducir y sostener».

El Análisis Mundial de Lausana también está disponible en inglés, portugués, francés y coreano. Por favor, envíe cualquier pregunta y comentario sobre este número a [email protected]. El próximo número se publicará en marzo de 2024.

Michael Soderling ejerció como obstetra y ginecólogo en la práctica privada durante 10 años antes de seguir el llamado de Dios para servir en América Central durante 11 años. A su regreso a los EE.UU. en 2012, Mike asumió el papel de Director de Salud para All Nations, un proyecto de Frontier Ventures. Su llamado es conectar, convocar y catalizar hacia la meta de salud (shalom) para todas las naciones (ethne). Ha sido co-catalizador de la Red de Salud para Todas las Naciones dentro del Movimiento de Lausana desde 2013. Mike vive con su esposa y su hija en Milwaukee, Wisconsin, EE.UU.