Available in: English | Français | 한국어 | Português | Español |

Introducción

El equipo de líderes del Movimiento de Lausana tomó la iniciativa de realizar llamadas de escucha, invitando a líderes evangélicos (en adelante, líderes) del mundo por región y red temática, en preparación del Cuarto Congreso de Lausana que se celebrará en Seúl, Corea del Sur, en 2024. Se realizaron un total de 12 encuentros regionales con líderes de cada región, y otros 24 encuentros que comprendían 23 redes temáticas y la red de la Generación de Líderes Jóvenes (GLJ). Los encuentros tuvieron lugar entre septiembre de 2020 y julio de 2021, y los líderes de cada grupo facilitaron las notas de los encuentros.

Los datos cualitativos de las notas fueron analizados por el Equipo de Escucha Mundial de acuerdo con los procedimientos de la teoría fundamentada. El proceso analítico inductivo se llevó a cabo en tres pasos siguiendo la estrategia de codificación de Kathy Charmaz: codificación inicial (codificación línea por línea), codificación focalizada y codificación teórica.[1] La codificación y el análisis se realizaron mediante un software de análisis de datos cualitativos (QDA) llamado NVivo para Windows, un producto de QSR International.

Las notas se basaron en cinco preguntas que guiaron el curso de la llamada de escucha:

1) ¿Cuáles son las brechas u oportunidades restantes más significativas para cumplir la Gran Comisión?

2) ¿Qué avances e innovaciones prometedores ve que pueden acelerar el cumplimiento de la Gran Comisión?

3) ¿En qué áreas es más crítica una mayor colaboración para ver el cumplimiento de la Gran Comisión?

4) ¿Dónde se requiere más investigación?

5) ¿A quiénes más deberíamos estar escuchando como parte de este proceso?

Resumen de los informes regionales

El análisis mediante una codificación línea por línea de los 12 informes produjo un total de 285 códigos temáticos. Una codificación y un análisis enfocados posteriores se dirigieron a los 56 códigos abordados en común en cuatro o más llamadas de escucha.

Los temas dominantes que surgieron dentro de la categoría de la primera pregunta sobre la brecha restante fueron: «necesidad de discipulado», «alcanzar a las generaciones jóvenes», «amor y unidad», «diversidad en el liderazgo», «las iglesias no se relacionan con el mundo exterior», «los Grupos Poblacionales No Alcanzados (UPG) restantes», «el avance del islam y la necesidad de la evangelización de los musulmanes», «la crisis ambiental y el cuidado de la creación», «la falta de misiones transculturales», «la falta de contextualización» y «la necesidad de ministerios en el mercado y el lugar de trabajo».

Los temas dominantes analizados dentro de la categoría de la segunda pregunta sobre avances e innovaciones fueron «uso de nuevas tecnologías y medios de comunicación para ministerios», «movimientos misioneros autóctonos» y «avances e innovaciones en el ministerio».

Los temas dominantes pertenecientes a la categoría de la tercera pregunta sobre la colaboración fueron «necesidad de colaboración» y «el Movimiento de Lausana como plataforma».

Los temas importantes que surgieron en relación con la categoría de la cuarta pregunta sobre la investigación fueron «diáspora e inmigrantes», «contexto sociocultural del ministerio», «impacto de la pandemia del COVID-19 en el ministerio», «Grupos Poblacionales No Alcanzados (UPG)», «contextualización de la teología», «crecimiento de la iglesia», «colaboración de las iglesias», «la generación Z y generaciones jóvenes» y «liderazgo».

Los temas importantes que pertenecen a la categoría de la quinta pregunta sobre a quiénes más hay que escuchar fueron: “la generación Z y jóvenes», «el Espíritu Santo», «personas en el terreno», «pastores y líderes de iglesia», «no creyentes y personas de otras religiones», «unos a otros», «mujeres», «voces académicas», «pueblos autóctonos» y «líderes políticos».

Resumen de los informes de las redes temáticas

El análisis mediante una codificación línea por línea de los 24 informes produjo un total de 247 códigos temáticos. Una codificación y un análisis enfocados posteriores se dirigieron a los 59 códigos abordados en común en cuatro o más llamadas de escucha.

Los temas dominantes que surgieron en relación con la categoría de la primera pregunta fueron «necesidad de discipulado», «participación de jóvenes», «amor, unidad y asociación», «aceptación de nuevos ministerios (externos) por parte de autoridades de la iglesia», «falta de una perspectiva integral», «falta de contextualización», “las iglesias no se relacionan con el mundo exterior», «formación de trabajadores y líderes», «brecha en los recursos», «las iglesias no utiliza tecnologías y medios de comunicación contemporáneos», «brecha en la visión y la confianza», «Grupos Poblacionales No Alcanzados (UPG)», «barreras lingüísticas y traducción de la Biblia» y «legislación y política anticristianas».

Los temas importantes en la categoría de la segunda pregunta fueron «nuevas tecnologías para ministerios», «avances en el ministerio», «las iglesias se están despertando más», «iglesias y líderes más unidos», «movimientos misioneros autóctonos» y «están surgiendo nuevos líderes».

Los temas dominantes que surgieron en la categoría de la tercera pregunta sobre colaboración fueron «necesidad de colaboración», «Lausana como plataforma» y «necesidad de compartir información».

Los temas importantes pertenecientes a la categoría de la cuarta pregunta fueron «investigación sobre mejores prácticas», «más investigación empírica», «investigación sobre ministerios evangelísticos», «investigación sobre Grupos Poblacionales No Alcanzados (UPG)», «investigación sobre recaudación de fondos y fuentes de financiación», «investigación sobre la generación Z y generaciones jóvenes», «investigación sobre el contexto sociocultural del ministerio», «investigación sobre el impacto de la pandemia del COVID-19», «investigación sobre la comprensión bíblica de problemas actuales» e «investigación sobre contextualización de la teología».

Los temas importantes que surgieron en la categoría de la quinta pregunta fueron: «la generación Z y jóvenes», «líderes del mundo mayoritario», «personas en el terreno», «pueblos autóctonos», «pastores y líderes de iglesia», «mujeres», «el Espíritu Santo», «no creyentes y personas de otras religiones», «unos a otros», «líderes de empresa» y «diásporas e inmigrantes».

Síntesis global y argumentación teórica

En las notas de todo el grupo surgieron un total de 391 códigos temáticos. De entre los códigos temáticos, 115 aparecieron repetidamente en las notas de cuatro o más encuentros.

Un total de 38 códigos surgieron en diez o más encuentros, y seis códigos en 20 o más encuentros. Los seis códigos fueron los siguientes: «necesidad de colaboración» (36 encuentros); «uso de nuevas tecnologías para ministerios» (29 encuentros); «escuchar a la generación Z y a las generaciones jóvenes» (27 encuentros); «necesidad de discipulado» (25 encuentros); «amor, unidad y asociación» (20 encuentros); y «avances en ministerios» (20 encuentros). Cabe señalar que la necesidad de colaboración fue enfatizada en las 36 llamadas de escucha. Tanto en los encuentros regionales como en los de las redes temáticas surgieron un total de 102 códigos enfocados (cuatro o más grupos que abordan el tema).

Brechas y oportunidades restantes

Al abordar el tema de cómo abordar los retos que enfrenta la iglesia evangélica, se hizo hincapié en la importancia del discipulado y la formación de trabajadores y líderes de ministerio. Los enfoques fundacionales del discipulado y la formación ministerial se consideraron fundamentales para facilitar la innovación ministerial.

Otro énfasis básico de la enseñanza cristiana fue el amor, la unidad y la asociación. Los líderes pidieron esfuerzos orquestados basados en el amor y la unidad cristianos que trasciendan los trasfondos denominacionales y las fronteras organizativas a la hora de abordar los diversos retos que enfrentan las iglesias evangélicas.

Las respuestas a la pregunta sobre las brechas u oportunidades restantes en la tarea actual de la iglesia evangélica hicieron hincapié en el aspecto acumulativo de un cambio de paradigma.[2] Los líderes querían que el conocimiento ministerial acumulado produjera cambios en la forma de llevar a cabo los programas y actividades ministeriales, en lugar de perseguir un rápido cambio paradigmático en los enfoques ministeriales.

Avances e innovaciones

Hubo consenso sobre la utilidad de las tecnologías y los medios de comunicación avanzados en el ministerio, respaldado por una amplia evidencia de las nuevas posibilidades de innovación ministerial atribuibles al uso de nuevas tecnologías y medios de comunicación. Una observación compartida por muchos de los líderes fue que se están produciendo notables cambios internos positivos en la iglesia evangélica. Por ejemplo, las iglesias y sus líderes están más unidos, lo que podría atribuirse a la aparición de nuevos líderes innovadores.

El ministerio de las iglesias evangélicas y las organizaciones cristianas está siendo testigo de avances, según compartieron líderes de diversos ministerios. Para seguir avanzando en el proceso de innovación, es fundamental involucrar a jóvenes.

La cuestión de innovar los enfoques ministeriales es un esfuerzo por aumentar la pertinencia del ministerio, que no es otra cosa que parte de la tarea de contextualización. La innovación como proceso creativo podría facilitar la contextualización en este mundo en constante cambio. Sin embargo, las conversaciones generales de los líderes parecen seguir siendo adaptativas a los cambios del entorno ministerial, en lugar de promover proactivamente innovaciones revolucionarias de forma radical.[3]

Artículo

Una postura de escucha

8 PRÁCTICAS PARA ESCUCHAR CON HUMILDAD, AMOR Y ESPERANZA

Colaboración

En muchos grupos se habló largamente de la necesidad de colaboración. La perspectiva sobre el uso del Movimiento de Lausana como plataforma para la colaboración global es bastante convincente. Los líderes expresaron un alto nivel de confianza en el Movimiento de Lausana e hicieron sugerencias para promover su papel en diferentes niveles.

El énfasis en el intercambio de información es digno de mención, porque es la base de los esfuerzos mutuos de colaboración. Tales expectativas parecen ser muy constructivas para posicionar al Movimiento de Lausana como facilitador y plataforma para colaboraciones ministeriales.

Investigación

Los líderes hicieron sugerencias para futuras investigaciones que reflejaron ampliamente sus intereses y preocupaciones relacionadas con sus ministerios. El tema de la falta de investigación revela un área de debilidad en el círculo de las misiones evangélicas. Ha habido esfuerzos en esta área del ministerio, pero las iglesias y organizaciones evangélicas no estaban unificadas ni eran sistemáticas a la hora de abordar las necesidades de investigación.

En general, las discusiones y las sugerencias relacionadas con la investigación futura revelan la importancia de la investigación empírica. Las sugerencias específicas para la investigación futura, así como el pedido de más investigación, nos recuerdan la necesidad de un enfoque realista para hacer teología misional que implique una investigación empírica sobre contextos humanos.[4] Compartir los resultados de la investigación de manera efectiva con la iglesia global sería una expresión de servicio.

¿A quiénes más?

Para escuchar bien a la gente se necesita un pensamiento innovador. La idea de escuchar al Espíritu Santo es normativa en la fe evangélica, pero muchos líderes están demasiado ocupados escuchando a otras personas, especialmente a quienes no pertenecen a la misma denominación u organización. A la vez, escuchar al Espíritu Santo podría ocurrir como un ejercicio comunal.[5]

Muchas de las sugerencias requieren un enfoque interdisciplinario de la escucha. Se requiere tener en cuenta diferentes campos de conocimiento. En muchos casos, la escucha podría adoptar la forma de investigación, porque la investigación es una forma sistemática de escuchar. Una comprensión integral del conocimiento seguiría un estudio interdisciplinario de forma sistemática en lugar de un enfoque compartimentado o estratificado.

Conclusión

Las brechas y los retos que enfrenta la iglesia evangélica son diversos y complejos. Sin embargo, los líderes son muy conscientes de los problemas actuales y de los retos que deben abordar en sus ministerios. No son excesivamente pesimistas en la perspectiva de sus ministerios. Están viendo avances con enfoques innovadores en el ministerio en muchos contextos.

En general, la “glocalización” está ocurriendo de forma amplia y profunda en el ministerio cristiano. Se ha debatido mucho sobre esto a lo largo de los años, pero la “glocalización” se está convirtiendo rápidamente en una realidad con implicaciones prácticas en muchos contextos ministeriales.

Hubo un serio llamado a la unidad en la comunidad evangélica, algo compartido a menudo en las llamadas de escucha. Se percibió un alto sentido de unidad en medio de la diversidad de orígenes regionales, denominacionales y generacionales. Al mismo tiempo, había un fuerte deseo de ver un mayor nivel de amor y unidad a través de las diferentes fronteras ministeriales.

El Cuarto Congreso de Lausana, que se celebrará en Seúl en 2024, debe utilizarse como plataforma global tanto para la alianza estratégica continua de ministerios como para la orquestación especial de la innovación en ministerios. Un enfoque policéntrico plurianual es razonable teniendo en cuenta la complejidad de los problemas que enfrenta la iglesia evangélica. El esfuerzo por escuchar fue un buen paso adelante, y la sabiduría colectiva compartida en las llamadas de escucha nos recuerda la promesa del Espíritu Santo que busca enfoques creativos en el ministerio.[6]

Endnotes

  1. Kathy Charmaz, Constructing Grounded Theory, 2nd Edition (London: SAGE, 2014). The focus of the grounded theory approach is to generate a theory as the result of the inductive analytical process of qualitative data. Charmaz’s notions of initial coding, focused coding, and theoretical coding are helpful suggestions in the constructivist paradigm of the grounded theory.
  2. Larry Laudan, Progress and Its Problems: Towards a Theory of Scientific Growth (California: University of California Press, 1977), 139. Please also refer to Larry Laudan, Science and Relativism: Some Key Controversies in the Philosophy of Science (Chicago and London: The University of Chicago Press: 1990), 1-32; Larry Laudan, Beyond Positivism and Relativism: Theory, Method, and Evidence (Boulder, CO: Westview Press, 1996), 21-25.
  3. However, market-creating innovation is as much in need as sustaining innovation or efficiency innovation. See Bryan Mezue, Clayton Christensen, & Derek van Bever, ‘The Power of Market Creation: How Innovation Can Spur Development,’ Foreign Affairs, January/February 2015,https://www.foreignaffairs.com/articles/africa/2014-12-15/power-market-creation.
  4. Paul Hiebert, The Gospel in Human Contexts: Anthropological Explorations for Contemporary Missions (Grand Rapids: Baker Academic, 2009), 44-53, 127.
  5. P. G. Hiebert understands the Jerusalem Council described in ACTS 15 as the biblical model of a hermeneutical community in the sense that the early church established a theological process rather than forging dogmatic statements. Hiebert, P. G. (1994). Anthropological Reflections on Missiological Issues. Grand Rapids: Baker. p. 95.
  6. This article is a summary of the analytical report on the listening calls. The full version of the analytical report can be accessed on the Lausanne website: https://lausanne.org/l4/global-listening/the-evangelical-church-interacting-between-the-global-and-the-local.

Steve Sang-Cheol Moon es un misiólogo coreano que es presidente y director general de Charis Institute for Intercultural Studies. También enseña estudios interculturales en Grace Mission University y en otras universidades de distintas partes del mundo. Forma parte del consejo editorial del Análisis Mundial de Lausana y también codirige el Equipo de Escucha Mundial del Movimiento de Lausana. ↑

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.